#TarajalNoOlvidamos: “porque la vida no es vida si no es digna y segura”

#TarajalNoOlvidamos: “porque la vida no es vida si no es digna y segura”
Foto | @EntreBorromeos, vía Twitter
Organizaciones sociales, de migrantes y eclesiales, entre las que se encuentra la HOAC de Málaga han recordado la “memoria de las 14 personas a las que arrebataron la vida” en la playa del Tarajal (Ceuta) y a todas las personas migrantes que han perdido la vida.

Durante este sábado se ha celebrado la IX Marcha por la Dignidad en memoria de las personas migrantes que han perdido la vida en su intento de alcanzar una vida digna. El 6 de de febrero de 2014, en la playa del Tarajal 14 personas murieron “por culpa de un sistema político, económico y social que promociona políticas que repudian y arrinconan a las personas de un determinado perfil étnico-racial y con menos recursos, que las invisibiliza y les niega el derecho a la vida. Porque la vida no es vida si no es digna y segura”, según apunta el manifiesto leído esta tarde en la misma playa que fue testigo de la tragedia.

Vías legales. Vidas seguras. Migrar es un derecho

El manifiesto de esta marcha por la dignidad denuncia la criminalización de las personas migrantes, a las que sin haber cometido ningún delito, se las estigmatiza y se las expone todavía más a una vulneración de sus derechos. Señala que la actual política migratoria es represora, basada en la industria militar y en la “securitización, con “falta de transparencia y opacidad absoluta” que vulnera los derechos humanos “de forma sistemática”, y se sustenta en la “dejadez en establecer un sistema digno de acogida por parte del Gobierno y las administraciones públicas” que expone a las personas migrante “a sobrevivir en unas condiciones lamentables y pésimas como ocurre en los puertos de Frontera Sur y, en especial en Canarias”.También puedes leer —  Aumentan la muertes de migrantes en la Frontera Sur

En este sentido, las más de trecientas organizaciones que se han adherido a esta marcha que grita “Tarajal, ¡no te olvidamos!”, plantean cuatro exigencias. Reclaman la creación de un sistema de acogida “que sea digno”, con recursos y respetuoso con el ordenamiento jurídico internacional. El cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ya que “una falta administrativa no debe ser la causa para el encierro en cárceles racistas en condiciones inhumanas con la excusa de materializar la expulsión de un territorio”. Apuestan por una regularización extraordinaria a la situación de “irregularidad administrativa ya que la ausencia de un marco normativo garantista expone potencialmente a todas las personas a un contexto de explotación”. Y finalmente, que se articulen políticas públicas frente “a los discursos de odio, el racismo y la xenofobia donde la riqueza de la diversidad y la inclusión se reconozcan como pilares fundamentales de una sociedad democrática”.

Buscando una tierra de acogida

El movimiento de trabajadoras y trabajadores cristianos de la HOAC de Málaga se han sumado, de nuevo, a la marcha. Su presidente diocesano, Paco Guzmán ha recordado las palabras del papa Francisco cuando nos emplaza a que “pensemos en cuántos migrantes están expuestos, incluso en estos días, a peligros muy graves, y cuántos pierden la vida en nuestras fronteras”.

El Papa nos expresa su dolor también por los migrantes que son repatriados al norte de África, “capturados por los traficantes, que los convierten en esclavos: venden a las mujeres, torturan a los hombres… De los que, también esta semana, han intentado cruzar el Mediterráneo buscando una tierra de bienestar y encontraron allí, en cambio, una tumba; y de tantos otros”.