¡El trabajo es para la Vida! ¡Ni una muerte más!

Hoy, 28 de abril de 2022, Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Hermandad Obrera de Acción Católica – HOAC –, queremos denunciar y solidarizarnos públicamente con los trabajadores y trabajadoras que han sufrido accidentes de trabajo o han fallecido en dichos accidentes este último año y con sus familias.

     En Málaga en el año 2021:

18.939 accidentes (52 al día)

237 accidentes graves (casi 5 a la semana)

22 muertes (casi 2 al mes)

En 2022, el fatídico 17 de marzo, dos trabajadores perdieron la vida en su puesto de trabajo en diferentes enclaves de nuestra provincia:

En una nave del polígono industrial de la Inmaculada de Coínun trabajador de 42 años falleció tras caer desde el tejado de dicha nave.

En Canillas de Aceituno también falleció un trabajador de 28 años en el accidente de un tractor que cayó por un terraplén en la MA -4106.

Todo esto ni es normal ni una fatalidad inevitable. No es normal que las personas trabajadoras vean expuesta su salud y su vida en el trabajo. Hay causas bien concretas y evitables: la creciente precarización del empleo, las indecentes condiciones de trabajo, el verse obligadas a trabajar en cualquier tipo de condiciones, el incumplimiento de la normativa legal, la debilidad de la Inspección de Trabajo, la escasa cultura de prevención, la irresponsabilidad empresarial que no invierte en esta materia, las reformas laborales que destrozan los derechos laborales… En definitiva, la pérdida del respeto a la dignidad de la persona en el trabajo.

Todo esto ocurre en medio de una gran indiferencia social, en medio de un clamoroso silencio. ¿Hemos normalizado sin más esta tragedia cotidiana y crónica del mundo obrero y del trabajo hoy? ¡¡Necesitamos reaccionar!! 

El Papa Francisco nos invita a trabajar contra esta economía que mata (Cfr. Evangelii gaudium) y que no dignifica a las personas.