Mediterráneo, frontera de paz

Mediterráneo, frontera de paz
Bajo este lema, organizado por la Conferencia Episcopal Italiana, en Florencia, ciudad de la belleza y del diálogo, 60 obispos de diversos países del Mediterráneo, se reunieron con el propósito de reflexionar y trabajar por la paz, tan necesaria en nuestro mundo de hoy.

La sede del Congreso fue el convento de Santa María Novella, primer asentamiento de los dominicos y escenario del Concilio de Florencia. Asistimos en representación de la Conferencia Episcopal Española D. Juan José Omella, D. Rafael Zornoza, D. Adolfo González y D. José Cobo Cano, obispo responsable del Departamento de Migraciones. Como expertos, Xabier Gómez, director del Departamento de Migraciones y la directora del secretariado de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y Movilidad Humana, Marifran Sánchez.

En la sesión inaugural, a cargo del cardenal Gualtiero Bassetti y presidente de la CEI, contamos con la presencia del presidente del Consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi y el alcalde de Florencia Dario Nardella.

Para inspirar el encuentro, celebrado del 24 al 27 de febrero, se tomó como referencia la figura del «alcalde santo» de Florencia, Giorgio La Pira, firme convencido de la importancia que la civilización cristiana aportaba a la paz y unidad de los pueblos. En este encuentro se nos invitaba a reflexionar y dialogar sobre la contribución de la Iglesia y las comunidades cristianas para hacer del Mediterráneo un lugar de encuentro y de paz, un espacio para tender puentes entre los diferentes pueblos bañados por este mar, al que Giorgio La Pira denominaba «el gran lago de Tiberiades».

Mari Fran Sánchez

Directora del secretariado de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Española.

La HOAC retoma la convocatoria, los objetivos y los contenidos de su XIV Asamblea General

El fin de semana del 26 y 27 de marzo, se reúne en Madrid la Comisión General de la HOAC, órgano de dinamización de la vida comunitaria, integrada por las presidencias diocesanas e interdiocesanas junto con los miembros de la comisión permanente.

La reunión retomará la convocatoria, orientaciones, objetivos, contenidos y presupuesto de la XIV Asamblea General, prevista inicialmente para el verano de 2021 y que tuvo que ser pospuesta, previo acuerdo del Pleno General de Representantes, por la pandemia.

La comisión general abordará además el calendario del proceso de preparación previsto, que garantiza la participación de toda la militancia de este movimiento de Acción Católica especializada, y que concluirá con la realización de la XIV Asamblea General durante los días 12, 13, 14 y 15 de agosto de 2023 en Segovia.

En la reunión también se mantendrá un debate sobre la dimensión internacional de la HOAC. Además, presentará el cierre del Presupuesto General, el de Publicaciones y el del Fondo de Solidaridad Internacional del año 2021.

#8M2022 | La HOAC y la JOC, en el día de la mujer trabajadora

¡Derribemos los muros de la precariedad y la desigualdad que vivimos las mujeres trabajadoras!

Manifiesto 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) – Juventud Obrera Cristiana (JOC)

03 MARZO 2022 | POR HOAC

#8M2022 | La HOAC y la JOC, en el día de la mujer trabajadora

“Me despidieron cuando pedí que cumplieran la ley” (Cristina, empleada de hogar que cobraba por debajo del salario mínimo interprofesional)

“Tenía miedo a enfermar, pero también a ser despedida por faltar al trabajo”. (Delia, trabajadora doméstica que durante el confinamiento siguió acudiendo a la casa donde trabajaba)

Estos testimonios ponen de relieve cómo las mujeres seguimos padeciendo la desigualdad, la precariedad, el empobrecimiento y la exclusión en el mercado laboral y que la crisis sanitaria ha agravado aún más. De hecho, la pandemia ha retrasado el logro de la igualdad en 135,6 años, según el Foro Económico Mundial (FEM), que en 2020 estimaba que se necesitarían 99,5 años.

Además, hemos estado más expuestas, y lo seguimos estando, a la COVID-19, pues trabajamos, mayoritariamente, en el sector servicios: sanidad, educación, hostelería, comercio, y sosteniendo los sistemas de cuidados y trabajo doméstico lo que significa que incluso en estos momentos, que, poco a poco se va notando cierta recuperación económica en nuestro país, a nosotras se nos sigue dejando fuera.

Los datos lo corroboran:

• La tasa de actividad se sigue manteniendo un 10% más baja que la de los hombres

• La temporalidad llega al 41% y los contratos a tiempo parcial al 74%.

• La tasa de desempleo alcanza el 16,36%, lo que supone un 3,5% más alto que el masculino.

• Las mujeres cobran 14,1% menos que los hombres de media, lo que equivale a dos meses de salario.

• Las mujeres trabajan gratis 43 días al año.

• Las mujeres de entre 25 y 44 años sin hijos tienen la más alta tasa de empleo (72,8%). A medida que aumenta el número de hijos e hijas, disminuye dicha tasa (con 3 o más hijos-as: 53,7%).

• El 27,2% de las mujeres se encuentran en riesgo de pobreza.

• La pensión media de las mujeres es de 837,98€ mientras que la de los hombres es de 1260,02€.

Estos porcentajes reafirman la situación de vulnerabilidad que vivimos: sufrimos más el paro, la temporalidad, la parcialidad, el desempleo; cobramos menos, trabajamos más; se nos castiga por ser madres; y la cuantía de nuestras pensiones son más bajas. Y si somos jóvenes e inmigrantes la desigualdad se duplica y/o triplica.

Por eso, en este 8 de marzo, más que nunca, la JOC y la HOAC:

• Reivindicamos el derecho a un trabajo digno y a la dignidad del trabajo como dimensión esencial para que se reconozca nuestra humanidad y no se nos impida aportar a la construcción de una sociedad decente desde nuestra singularidad.

• Compartimos el planteamiento de la OIT, que la salida a esta situación pasa por la recuperación con perspectiva de género, reflotando a las trabajadoras sumergidas, introduciendo subidas de salario mínimo, incrementando los servicios públicos que mejoren sus condiciones para la participación y asegurando la implantación de igual salario a igual trabajo .

• Demandamos un cambio de modelo en la organización y financiación de los cuidados, de manera que se convierta en una prioridad política y mejore las condiciones de empleo en este sector altamente feminizado.

• Hacemos una llamada a todas las mujeres para generar espacios seguros en los que nos encontremos y tomemos conciencia de que nuestra situación de desigualdad y discriminación está provocada por un sistema social (patriarcado) y económico (capitalismo) que nos ignora y utiliza.

• Nos comprometemos a seguir luchando junto a otros movimientos y organizaciones eclesiales, sindicales, sociales y políticas para acompañar a las mujeres; cambiar la mentalidad patriarcal y capitalista; trabajar para que las instituciones garanticen los derechos de todas las mujeres a un trabajo digno; y a seguir generando experiencias que vislumbren una sociedad más justa e igualitaria.

Queremos seguir construyendo, en nuestra Iglesia y en el mundo, la comunidad de iguales que Jesús creó; y, como aquellas mujeres discípulas que anunciaron su resurrección, seguir comunicando la esperanza en nuestros ambientes, promover la justicia social, los derechos humanos y la igualdad de género. Porque no hay esperanza sin lucha, la JOC y la HOAC seguiremos trabajando “hasta que la igualdad se haga costumbre”.

Todas las vidas valen lo mismo

“Lo que está en juego es el rostro que queremos darnos como sociedad y el valor de cada vida” Papa Francisco.

La mayoría de las personas que en estos días han accedido a Melilla, arriesgando sus vidas hasta saltar las vallas de la frontera sur, vienen de países en conflicto como Sudán -donde la ONU solicita una investigación por la muerte de civiles tras la represión de las manifestaciones contra el golpe de estado sufrido el pasado mes de octubre- y de otros países en guerra: Camerún, Etiopía, Mozambique, Sahara Occidental, República Centro Africana, etc.

Son personas desprotegidas, que huyen de las guerras, la miseria y la violencia que sufren en sus países, buscando el respeto a los derechos humanos en nuestras sociedades democráticas. No olvidemos que la calidad de la democracia y del Estado de Derecho de un país se mide por la protección y el trato que se da a las personas vulnerables, entre ellas a quienes nos necesitan para sobrevivir. El Papa Francisco nos recuerda que lo que está en juego es nuestra propia humanidad, nuestro progreso como sociedad depende de la capacidad de dejarse conmover, sin ceder “a la lógica del mundo, que justifica el abusar de los demás para lograr nuestro beneficio personal o el de: ¡primero yo y luego los demás!”

Ante esta situación, desde la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Málaga, pedimos al Gobierno de España que desempeñe el papel humanitario que corresponde a nuestra sociedad, dando acogida a todas las personas refugiadas que lo necesitan en Europa, tanto en el norte como en la Frontera Sur. Todas las vidas valen lo mismo cuando están en peligro. Por ello, consideramos que las devoluciones en caliente que se planean para la vida de algunos son contrarias a los derechos y acuerdos reconocidos a cualquier persona en los tratados internacionales. De igual forma, pedimos la retirada de las «concertinas» en las vallas de Ceuta y Melilla, por razones de estricta humanidad y respeto a los derechos humanos.

Málaga, 4 de marzo de 2022

Comisión Diocesana HOAC-Málaga

Aportando esperanza junto a todas las mujeres

Desde la plataforma Iglesia por el Trabajo Decente de Málaga, venimos constatando de manera clara que el desempleo, el trabajo precario, la desigualdad en el acceso a un trabajo decente y la limitación al ejercicio de los derechos humanos que todo esto supone, son un atentado a la dignidad humana. Ante ello, este 8 de marzo queremos unirnos a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como gesto y nueva oportunidad para acercarnos a la situación de desigualdad que viven miles de mujeres, especialmente en su relación con el trabajo y con el desempleo.

Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el 85% del personal que trabaja en las residencias de personas mayores y de personas en situación de dependencia, son mujeres. Estos espacios de trabajo han sido donde la actual emergencia sanitaria ha mostrado sus peores cifras de fallecimientos y de contagios entre trabajadoras. En paralelo, también la situación sanitaria está impulsando cambios en la organización laboral como el teletrabajo, limitándose al espacio del hogar e incorporando un erróneo discurso de conciliación. El teletrabajo tiene trampa para las mujeres: en casa, trabajando y asumiendo las cargas familiares.

De manera estructural, para las mujeres de Málaga la tasa de desempleo es siempre superior a la de los hombres. En el pasado mes de enero, el 60% de las personas desempleadas en la provincia son mujeres, mostrándose de nuevo como asignatura pendiente la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres. Igual ocurre en la permanente brecha salarial que existe entre hombres y mujeres de forma general. En Málaga, según la Agencia Tributaria, dicha brecha se sitúa en torno al 28% de diferencia, lo que equivale a que ellas ingresan 3.929 € menos al año que sus compañeros trabajadores. En los últimos diez años las mujeres solo han visto recortar su brecha salarial en 723 euros.

Ante esta realidad y la que permanece invisible en el día a día de las desigualdades entre hombre y mujeres, como Plataforma Iglesia por Trabajo Decente queremos expresar nuestro compromiso a seguir trabajando para superar las diferencias vergonzosas que hoy siguen persistiendo. Y lo haremos denunciando cualquier tipo de discriminación contra las mujeres y promoviendo y aportando «criterios y modalidades nuevas a fin de que las mujeres se sientan no huéspedes, sino plenamente protagonistas de los diversos ámbitos de la vida social y de la Iglesia» (Audiencia a participantes de la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo de la Cultura. 7 de febrero de 2015). Al mismo tiempo, convocamos a toda la sociedad, a las organizaciones e instituciones y a la propia iglesia, que posibilitemos y hagamos viable la igualdad, mediante el reconocimiento efectivo del papel de la mujer y su protagonismo decidido tanto en la sociedad como en la iglesia.

Sigamos aportando esperanza junto a todas las mujeres.

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR GUILLERMO ROVIROSA Y TOMÁS MALAGÓN

La HOAC de Málaga celebramos la EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS con motivo del aniversario del fallecimiento de su promotor y primer militante GUILLERMO ROVIROSA (58º aniversario) y de TOMÁS MALAGÓN (37º aniversario), Consiliario General de la HOAC, en la PARROQUIA MARÍA MADRE DE DIOS, en Málaga.

Agradecemos la gran acogida recibida por la comunidad parroquial y su párroco, D. Antonio Eloy Madueño, la participación D. Juan Manuel Ortíz, Rector del Seminario de Málaga y Vicario episcopal para la acción caritativa y social, y a nuestro hermano sacerdote que presidió la Eucaristía, D. Salvador Jurado.

Guillermo Rovirosa Albet, fue el encargado de poner en marcha un movimiento especializado de Acción Católica para la evangelización del mundo obrero y del trabajo. Fue el 3 de noviembre de 1946 cuando se presentó el proyecto en la sociedad española de la época, con la celebración de la 1ª Semana Nacional de la HOAC.

Tomás Malagón Almodovar, sacerdote y asesor espiritual de la HOAC –tras la muerte del primer consiliario, Eugenio Merino–, jugó un papel fundamental en el diseño de la metodología formativa cristiana enmarcada en el medio y la cultura de las personas trabajadoras.

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR GUILLERMO ROVIROSA Y TOMÁS MALAGÓN

La HOAC de Málaga os invita a la EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS que con motivo del aniversario del fallecimiento de su promotor y primer militante GUILLERMO ROVIROSA (58º aniversario) y de TOMÁS MALAGÓN (37º aniversario), Consiliario General, celebraremos el próximo

Jueves 24 de FEBRERO a las 19:00H

en la PARROQUIA MARÍA MADRE DE DIOS.

Agradecemos a la comunidad parroquial la acogida de esta celebración eucarística en la que nos gustaría contar con vuestra presencia.

Así mismo, os rogamos que el domingo 27 de febrero (aniversario del paso a la Vida Nueva de ambos) los tengáis presentes en vuestras oraciones y celebraciones litúrgicas.

Un abrazo en Cristo Obrero y «Hasta mañana en el Altar».

La Comisión Diocesana de la Hoac de Málaga.

Para conocer y profundizar en el pensamiento y obra de ambos: 

Fundación Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón.

Información sobre la causa abierta de canonización de Guilermo Rovirosa: 

Oración para implorar favores por intercesión del Siervo de Dios, Guillermo Rovirosa

Padre, tú llamaste a Guillermo Rovirosa

le mostraste la grandeza de tu amor, manifestado en Jesucristo,

el obrero de Nazaret entregado hasta la muerte y resucitado,

y lo enviaste como apóstol al mundo obrero.

Concédenos vivir, con su misma coherencia,

el bautismo que nos ha hecho hijos tuyos,

de modo que en el trabajo de cada día

lleguemos a transformar la sociedad según tu voluntad

y a transmitir la alegría de la fe a nuestros hermanos.

Te pedimos, por su intercesión,

ayuda ante la necesidad que te presentamos (petición)

y el gozo de agradecértela con un mayor compromiso

a favor del amor y la justicia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.


El proceso de beatificación de Guillermo Rovirosa se abrió el 8 de julio de 2003.

Quienes, habiéndose encomendado a Guillermo Rovirosa, crean haber recibido su favor pueden comunicarlo a:

HOAC-CAUSA de GUILLERMO ROVIROSA

Alfonso XI, 4 – 3º. 28014 Madrid

Tlf. 91 701 40 80 – Fax 91 522 74 03

rovirosa@hoac.es

MANIFIESTO DE LA HOAC DE ANDALUCÍA ANTE LA MOVILIZACIÓN POR UNA SANIDAD PÚBLICA Y DE CALIDAD EN ANDALUCÍA

El próximo día 19 de febrero de 2022, los sindicatos CC.OO. y U.G.T. de Andalucía convocan a la sociedad andaluza a una movilización en defensa de la Sanidad Pública con el lema “Es tu derecho. Por una Sanidad Pública de calidad en Andalucía”.


Ante esta convocatoria, desde la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Andalucía, manifestamos lo siguiente:


Llevamos asistiendo desde hace tiempo al deterioro progresivo del Sistema Sanitario Público de Salud de Andalucía (SSPA), con una disminución del gasto sanitario, recortes, incremento de las cargas de trabajo con menor dotación de personal…, lo que está provocando una situación de colapso en la atención sanitaria a la población, así como el estrés laboral de las trabajadoras y trabajadores de este servicio público, y que están supliendo las carencias del sistema con su profesionalidad y dedicación.

La administración sanitaria andaluza, en plena pandemia y, antes que esta epidemia estuviera ni mucho menos controlada, ha dejado de renovar el contrato de 8.000 profesionales sanitarios que han estado reforzando la atención desde el inicio de la pandemia y hasta casi el final de la 5ª ola. La situación de paro que han vivido estos profesionales ha hecho que una gran parte tuvieran que buscar trabajo en otras comunidades autónomas, donde se les ofertaba contratos con mejores condiciones laborales y algo más de estabilidad.


Cuando nuestro sistema sanitario se ve de nuevo inmerso en otra ola de la pandemia, la Atención Primaria sobre todo, se encuentra con una gran
demanda diaria que atender y sin los recursos suficientes, por esta situación y por el déficit que se viene sufriendo desde hace años. Esta situación ya estaba dando lugar a un fortalecimiento de la sanidad privada en nuestra Comunidad Autónoma, con un incremento en la contratación de los seguros privados debido a las interminables listas de espera para ser atendidos por especialistas y/o no tener posibilidad de acudir al centro de salud cuando se necesita.


Esto supone un incumplimiento de la premisa fundamental del sistema sanitario, que establece, en el artículo 43 de la Constitución, el derecho a la protección de la salud; y de la Ley General de Sanidad de 1986 que contempla el reconocimiento del derecho a la atención sanitaria gratuita y universal para toda la ciudadanía.

Este incumplimiento y la falta de centralidad que desde la Atención Primaria debe darse a la población excluye de este derecho a una gran parte de la población, especialmente a las personas más vulnerables y empobrecidas.

El desmantelamiento de lo público tiene que ver con el sistema social y económico en el que vivimos, en el que el dinero y la rentabilidad se han
puesto en el centro de la vida social; y donde el individualismo es el valor supremo, haciendo que cada cual busque una solución personal a los
problemas comunes.

Un sistema que nos deshumaniza y nos hace egoístas, viendo al otro como una amenaza; cuando conviene recordar que somos seres personales y
sociales, por lo que no podemos prescindir de los demás. Tenemos el deber de cuidarnos mutuamente, nos necesitamos, como ha
puesto claramente de manifiesto el COVID 19. La respuesta a los problemas de la humanidad han de ser globales, poniendo en el centro a los empobrecidos.


No cuidar ni fomentar lo público, desde las administraciones y desde nuestra responsabilidad personal es, como nos dice el Papa Francisco, descartar a millones de personas que no pueden pagarse seguros de salud privados y a las que se les niega su derecho fundamental a la salud e incluso a la vida.


Sin lo público es imposible que una sociedad funcione adecuadamente, y que se proteja el bien común, como recoge la Doctrina Social de la Iglesia. La Sanidad Pública, en estos momentos de pandemia, ha alcanzado un nivel de deterioro y gravedad extrema, por lo que se requiere de una intervención urgente para su protección como servicio público esencial.

Compartimos esta preocupación junto al papa Francisco. Con sus palabras en la reunión promovida por la Comisión para la Caridad y la Salud de la Conferencia Episcopal Italiana el 10 de febrero de 2017 nos recuerda que “si hay un sector en el que la cultura del descarte muestra claramente sus dolorosas consecuencias, es precisamente el sector de la salud”. No olvidemos que “La salud no es un bien de consumo, sino un derecho universal: unamos nuestros esfuerzos para que los servicios sanitarios sean accesibles a todos”.

Es necesario un sistema con las salvaguardas y recursos suficientes para que las personas trabajadoras en el SSPA desarrollen su labor de servidores públicos con unas condiciones laborales dignas, y con los medios necesarios para llevar a cabo su labor a favor de toda la sociedad; y que se proporcione la seguridad jurídica necesaria respecto a las prestaciones que se derivan en el sistema de la Seguridad Social.


Como Iglesia queremos mostrar nuestro apoyo a las reivindicaciones que hoy hacen los sindicatos, así como a todas aquellas realizadas por otras organizaciones, colectivos y grupos sociales que a lo largo de estos años están luchando por defender lo público.

Animamos tanto a la Administración como a todas las personas de buena voluntad para que impulsen, trabajen y se comprometan en proteger, cuidar y luchar por este bien tan esencial como es el SSPA, que con tanto esfuerzo se ha ido construyendo y que tanto bien hace, ya que es un sistema solidario y equitativo, que presta atención sanitaria a quien lo necesita, dándole los cuidado de salud que precise, sin buscar en ningún momento provecho o rentabilidad.


Andalucía, febrero de 2022

HERMANDAD OBRERA DE ACCIÓN CATÓLICA DE ANDALUCÍA