Orar en el mundo obrero – Adviento y Navidad

En este Adviento en que hemos empezado a recorrer los segundos 75 años de nuestra andadura, el papa Francisco nos invita con insistencia a soñar, a hacerlo entre nosotros, y a hacerlo con otros. Un sueño tejido de esperanza en medio de la vida obrera; esa vida que es manifestación de una mística y de una espiritualidad que estamos llamados, especialmente consiliarios y animadoras y animadores de la fe, a cuidar con ternura.

Que este Adviento sea tiempo de oración, de esperanza, de conversión y de sueños.

34 Domingo del Tiempo Ordinario (14 de noviembre de 2021)

 “Dar nuestra vida por amor es la mayor verdad -la única- de nuestra existencia”.

La Verdad de Jesús -camino, verdad y vida- es la que manifiesta claramente el sueño de Dios, el Reino de Dios, la dignidad humana de todas y cada una de las personas, de todas sus hijas e hijos. La gloria (la verdad) de Dios, es la vida del ser humano. Todo cuanto agrede, hiere, niega, la dignidad humana, agrede a Dios, se transforma automáticamente en mentira. No hay hoy mayor acto revolucionario a favor del Reino de Dios que ser testigos de la Verdad, que ser militantes del reino a favor de la dignidad humana con un testimonio que, al modo de Jesús, nos lleva a entregar la vida. Dar nuestra vida por amor es la mayor verdad -la única- de nuestra existencia.

Un abrazo en Cristo Obrero y buena semana

33 Domingo del Tiempo Ordinario (14 de noviembre de 2021)

Celebramos este próximo domingo la V Jornada Mundial de los pobres. En su mensaje, Francisco, entre otras cosas, nos dice: Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos [los pobres], a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos. Nuestro compromiso no consiste exclusivamente en acciones o en programas de promoción y asistencia; lo que el Espíritu moviliza no es un desborde activista, sino ante todo una atención puesta en el otro “considerándolo como uno consigo”.

El último informe Foessa de 2019, así como el Informe Análisis y Perspectivas, de Cáritas, en este año, ponen de manifiesto situaciones vitales y cifras que, por esperadas, no dejan de conmovernos las entrañas:

Solo el 41,9% de los hogares disfrutan de una situación en la que no sufren ningún rasgo indicativo de la exclusión.

El espacio de la exclusión en su conjunto afecta a casi 4 millones de hogares. Cerca de 11 millones de personas se encuentran en el espacio de la exclusión y ven afectadas sus condiciones de vida y, con ello, su capacidad para participar en la sociedad.

En la exclusión severa se sitúa a un grupo, que por primera vez supera los 6 millones de personas.

Más de 3 millones de personas siguen sin trabajo hoy. Esta es la realidad sangrante de nuestro mundo más cercano.

Desde esa realidad oramos esta semana.

Un abrazo en Cristo Obrero y buena semana

31 Domingo del Tiempo Ordinario (31 de octubre de 2021)

Si nos fijamos bien en la respuesta de Jesús en el evangelio de este domingo, el primer mandamiento es la escucha: “escucha, Israel”. Ponernos a la escucha para percibir que Dios es el único Señor y que el mismo amor con que le amamos ha de pasar por el amor al prójimo. Es la virtud de escuchar lo que nos permite sentir a Cristo en cada persona, y amar.

Me pongo hoy a la escucha, de Dios, de las hermanas y hermanos, de la creación y de la vida. Me pongo a la escucha para reconocer a Cristo en todo. Me pongo a la escucha para amar y servir.

Un abrazo en Cristo Obrero y buena semana

30 Domingo del Tiempo Ordinario (24 de octubre de 2021)

En el orar de esta semana, esto es lo que nos recuerda el papa «El mundo se ve más claro desde las periferias» :

 “Ojos que no ven, corazón que no siente”, dice el refrán. Y esta es una de las verdades de nuestra vida. Si vivimos ciegos y sordos ante lo que nos rodea, terminamos por vivir en la insensibilidad, ante todo. Nada nos afecta. Podemos pasar de largo ante las personas y sus sufrimientos. Porque la mirada nos hace conscientes, y nos empuja a la responsabilidad fraterna… si miramos correctamente, si estamos situados donde debemos.

No es lo mismo mirar desde fuera, desde lejos, o desde arriba, que hacerlo desde dentro, desde la cercanía de la encarnación, desde abajo. «El mundo se ve más claro desde las periferias» recuerda el papa.

Necesitamos que la compasión de Dios nos salve. Un abrazo en Cristo Obrero y buena semana

29 Domingo del Tiempo Ordinario (17 de octubre de 2021)

Queremos reconocimiento, pero lo queremos, en el fondo, al estilo de este mundo; queremos que nos cuelguen las medallas que creemos merecer. ¡Qué poco tiene que ver esta manera de pensar con la de Jesús! ¡Qué poco tiene que ver esta manera de trabajar con la de Jesús! y, en el fondo, ¡qué poco tiene que ver esta manera de ser y vivir con la de Jesús!

El reconocimiento que Jesús nos ofrece pasa por el servicio sin condiciones y sin límites; pasa por la entrega de la propia vida por amor. Ese es el cáliz que hemos de beber. Nada hay nada que pudiéramos usar como excusa, como límite, desde el encuentro con Jesús, para entregar nuestra vida.

El amor fraterno sólo puede ser gratuito, nunca puede ser un pago por lo que otro realice ni un anticipo por lo que esperamos que haga. Por eso es posible amar a los enemigos. Esta misma gratuidad nos lleva a amar y aceptar el viento, el sol o las nubes, aunque no se sometan a nuestro control. Por eso podemos hablar de una fraternidad universal. (FT 228)

Un abrazo en Cristo Obrero. ¡Hasta mañana en el altar!

28 Domingo del Tiempo Ordinario (10 de octubre de 2021)

La pobreza no es condición del seguimiento sino consecuencia de este. A medida que nos vamos configurando con Jesús vamos haciéndonos pobres como Él. A medida que crecemos en la experiencia de la amorosa presencia de Dios en nuestra vida descubrimos cuánto de innecesario para vivir ese amor hay aún en nuestra vida, y cuánto nos merece la pena irnos despojando de esa carga. Nuestra vida cristiana es un camino de despojamiento progresivo, hasta quedarnos, como decía Rovirosa, con la única cosa de valor altísimo: Jesucristo. Esto es, sobre todo, un don de Dios.

Si no nos vamos despojando y empobreciendo para poder enriquecernos en Cristo, a lo mejor el seguimiento necesita afinarse

Un abrazo en Cristo Obrero. ¡Hasta mañana en el altar!

27 Domingo del Tiempo Ordinario (3 de octubre de 2021)

En esta semana el Orar nos invita a hacernos niños, volver a vivir esa confianza original para poder acoger toda su riqueza de humanidad. Y necesita una comunidad de hombres y mujeres comprometidos con el amor a fondo perdido que lo haga palpable, concreto y visible. Estamos convocados a ser la comunidad alternativa y fraterna que se necesita para que el mundo crea.

Soñemos juntos el cuidado de unas y otros, el cuidado de la creación.

Un abrazo en Cristo Obrero. ¡Hasta mañana en el altar!

26 Domingo del Tiempo Ordinario (26 de septiembre de 2021)

Este próximo domingo la Iglesia celebra la Jornada del Migrante y el Refugiado.

En el Mensaje para esta Jornada del Migrante y Refugiado, dice el papa Francisco que hace un llamamiento a caminar hacia un nosotros cada vez más grande. Un llamamiento a la Iglesia y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Hoy la Iglesia está llamada a salir a las calles de las periferias existenciales para curar a quien está herido y buscar a quien está perdido, sin prejuicios o miedos, sin proselitismo, pero dispuesta a ensanchar el espacio de su tienda para acoger a todos. Entre los habitantes de las periferias encontraremos a muchos migrantes y refugiados, desplazados y víctimas de la trata, a quienes el Señor quiere que se les manifieste su amor y que se les anuncie su salvación.” Ese es nuestro camino, el camino de la comunión, por y en el que oramos