Actuar juntos para construir una cultura de seguridad y salud positiva

Día mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo - web de Prevensa

EL DATO
En el año 2003, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) empezó a celebrar el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. En esta cita anual, que tiene lugar cada 28 de abril, se pretende promover la prevención de los accidentes en el trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo; además de rendir homenaje a las personas que han sufrido un accidente laboral.
Según OIT, en el año 2021 hubo un total de 18.945 accidentes laborales, de los cuales 237 fueron graves y 22 con muertos. La tendencia que están teniendo los accidentes laborales es siempre al alza, ningún año a la baja.
Estas cifras no mencionan la larga lista de enfermedades que no están recogidas como enfermedades laborales, como el cáncer o el Covid -19. Además tampoco aportamos datos sobre las secuelas de estos accidentes, que en algunos casos son permanentes.


EL HECHO
La campaña de la OIT este año se centra en la participación y el dialogo social, el lema es “Actuar juntos para construir una cultura de seguridad y salud positiva”.
Con esta campaña se quiere conseguir que los trabajadores se sientan cómodos hablando de los posibles riesgos en el lugar de trabajo y que la empresa colabore con ellos para encontrar soluciones adecuadas.
Tenemos que cooperar para lograr bajar las cifras de accidentes laborales, a fin de erigir una cultura de Seguridad y Salud en el Trabajo. Para alcanzarlo es imprescindible el diálogo entre trabajadores, empresarios y gobierno; solo a través de la cooperación se conseguirá una respuesta rápida y eficaz para construir una cultura de seguridad y salud en el trabajo sólida en todos los niveles de la sociedad.


REFLEXION
La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española hizo pública, en el año 2000, una nota en la que los obispos afirmaron que “todos los cristianos debemos implicarnos en la defensa de la vida en el trabajo, porque el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno.”
Ante la proximidad de la celebración de este día, los obispos recuerdan la exhortación del Papa Francisco sobre el tema en la Misa del Gallo de la pasada Navidad, en la que pedía que se alcanzara el objetivo de cero muertes en el trabajo, la atención a los más desfavorecidos y la dignidad de los trabajadores. “La pérdida de la salud en el trabajo, y en excesivas ocasiones de la vida, es un grave problema que necesita ser abordado en profundidad” escriben desde la conferencia episcopal. Las leyes de prevención, las inspecciones de trabajo, la formación que reciben los trabajadores y las trabajadoras, no parecen ser suficientes para atajar este grave problema.


Desde la HOAC debemos recordar que “El trabajo es para la vida. ¡Ni una muerte más!

Jose Quero