Muere un trabajador de 40 años al sufrir un accidente en una obra en Marbella

https://www.europapress.es/andalucia/malaga-00356/noticia-muere-trabajador-sufrir-accidente-obra-marbella-malaga-20220708122738.html

Un hombre de 40 años ha fallecido este viernes en un accidente laboral registrado en una obra en el municipio malagueño de Marbella, según ha informado Emergencias 112 Andalucía, servicio adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta.

El suceso se ha producido a las 9.50 horas, cuando el Centro de Emergencias Sanitarias 061 ha informado al 112 de una muerte judicial en la avenida Diego Velázquez de la localidad marbellí y ha solicitado presencia policial en el lugar.

Los sanitarios han indicado que el fallecido es un hombre que se encontraba trabajando en una obra, se ha precipitado de altura y se ha golpeado con la bomba de una hormigonera, han indicado en un comunicado.

El Trabajo es para la Vida!!!

Francisco Guzmán: «Dios no está contra la economía»

https://www.diariosur.es/malaga-capital/francisco-guzman-dios-20220501000213-ntvo.html

Francisco Guzmán, presidente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) en Málaga reflexiona sobre los retos de la pastoral del mundo obrero en la encrucijada actual.

-Se han cumplido 40 años de la encíclica ‘Laborem Excercens’ del papa Juan Pablo II sobre el trabajo. ¿Qué aportó a la Iglesia y a la sociedad en general?

-La encíclica nos aportó, y nos continúa aportando hoy día, que la pobreza tiene una raíz estructural y que el trabajo sigue siendo la clave de la cuestión social. San Juan Pablo II nos propuso a la Iglesia y a la sociedad en general una serie de criterios para humanizar el trabajo, donde destaco dos principalmente: la prioridad del trabajo sobre el capital, y que el derecho de propiedad no es absoluto, está limitado por el destino universal de los bienes y por el derecho a la propiedad de todos. El derecho de propiedad pierde su legitimidad cuando no sirve al bien común y cuando impide que todos los seres humanos y sus familias posean lo necesario para tener una vida digna. Y es por ello que, con la ayuda de la Doctrina Social de la Iglesia y a modo de resumen, nos tiene que recordar a todos que Dios no está contra la economía, es la economía la que está contra Dios, cuando la persona no es el centro de sus acciones.

-¿Qué retos tiene ante sí la pastoral obrera hoy?

-Es importante una mayor formación de los cristianos y cristianas para estar comprometidos en el mundo del trabajo, y que nos ayude a que nuestra vida sea cada vez más coherente con el Evangelio de Jesucristo. Para ello, debemos impulsar la formación en Doctrina Social de la Iglesia y que esta nos ayude a iluminar situaciones actuales. También, promover la participación y el compromiso de los cristianos en la vida pública a través de las instituciones políticas, sindicales, vecinales, sociales y culturales a fin de construir y reconstruir el tejido social en línea con los valores de justicia, fraternidad, libertad, etc. Un reto importante es acompañar a los trabajadores, también, en sus luchas y reivindicaciones por una vida y trabajo digno. Preocuparnos y ocuparnos de las justas luchas de los trabajadores y trabajadoras. Y para ello, sugiero que se contemple la creación de un Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera en la Diócesis de Málaga, en consonancia con la Conferencia Episcopal Española.

-Culpamos a la pandemia, pero la precariedad laboral, el paro juvenil o la discriminación de la mujer en el trabajo no han nacido ahora.

-Está claro que la precariedad laboral, el paro juvenil o el de larga duración, la desigualdad, etc. los teníamos antes de la pandemia y obedecen a un modelo económico basado en el beneficio, que no duda en explotar y descartar a la persona. Y la pandemia ha venido a empeorar aún más la situación de precariedad e inestabilidad de cientos de miles de personas con empleos más precarios e inestables. Ha agudizado las malas condiciones de vida y trabajo de muchas personas, dejando en una situación muy difícil, dramática en muchos casos, a los trabajadores y trabajadoras de la economía sumergida. El problema no es que haya malas condiciones de trabajo, es que hay malas condiciones para ser personas. Y para nosotros todas las personas deben estar en el centro de la vida social y económica, tal y como recoge la Doctrina Social de la Iglesia.

Mundo obrero

-Se han cumplido 75 años del nacimiento de la HOAC. ¿Quiénes forman la Hermandad Obrera de Acción Católica en Málaga y qué frutos ha conseguido en este tiempo?

-La HOAC la forman mujeres y hombres que han decidido vivir la fe y el seguimiento a Jesús de Nazaret en las condiciones de vida y trabajo del mundo obrero. Y en esta celebración del 75 aniversario, el papa Francisco nos enviaba un agradecimiento por nuestra fidelidad eclesial y nos sugería: «Ustedes se saben Iglesia, se saben Acción Católica enviada por la Iglesia a la misión de evangelizar el mundo obrero, el mundo del trabajo. Una misión que es de toda la Iglesia. Sigan siendo esto».

-¿Cuál es el mensaje que quieren hacer sonar este 1 de mayo?

-Que Jesucristo es nuestra propuesta de liberación, y desde esta clave evangelizadora estamos convencidos de que, sin un compromiso cristiano, no hay un trabajo decente. Con un compromiso decidido que parte desde nuestra fe, el trabajo decente será cada día más posible. El Papa, en el mensaje a los participantes en la última reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, en junio de 2021, dice: «… busquemos soluciones que nos ayuden a construir un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas, que provenga de una negociación colectiva, y que promueva el bien común, una base que hará del trabajo un componente esencial de nuestro cuidado de la sociedad y de la creación. En ese sentido, el trabajo es verdadera y esencialmente humano. De esto se trata, que sea humano».

La precariedad laboral en Málaga tiene rostro de mujer

https://www.malagahoy.es/malaga/accidentes-trabajo-hombres-malaga_0_1677732953.html

Si la precariedad laboral en Málaga tiene rostro de mujer, en el caso de la siniestralidad el protagonista es el hombre. En la provincia se registraron el año pasado 18.945 accidentes laborales y en 13.215, el 70% del total, la víctima fue un varón, según los datos aportados este lunes por UGT Málaga. 

La mayoría de siniestros son, afortunadamente, leves. En 2021 tuvieron esta tipología 18.686 accidentes de los cuales en 12.998 fueron afectados hombres y en 5.688 mujeres. Hubo además 237 accidentes laborales graves -195 en hombres y 42 en mujeres- y 22 que resultaron mortales, siendo solo varones los fallecidos.

La mayoría de los accidentes mortales tienen relación con caídas desde tejados o andamios, el manejo de grúas, etcétera y suelen ser puestos ocupados por varones. De hecho, desde UGT alertan de que «se ha detectado que en años correlativos se viene produciendo un alarmante incremento de accidentes de trabajo como consecuencia de caídas desde cubiertas de naves industriales y esta situación requiere de un enfoque específico que abarque la vigilancia de los polígonos industriales como emplazamientos de mayor concentración de este riesgo».

No obstante, es el sector servicios el que acapara el mayor número de problemas en el ámbito laboral ya que es el segmento predominante en la economía malagueña, en el que trabajan más personas. El año pasado hubo 12.662 accidentes laborales en el sector servicios, un 14% más en que en 2020, mientras que también se registraron 3.882 en la construcción, 1.784 en la industria y 617 en la agricultura. 

En lo que va de año, apuntan desde UGTya han fallecido otras cinco personas en la provincia de Málaga mientras estaban trabajando y 30 en la comunidad andaluza. El año pasado perdieron la vida por este motivo 705 trabajadores en España y 140 en Andalucía. 

Desde este sindicato señalan que exigen a las Administraciones «la adopción de medidas que supongan un punto de inflexión en la estadística de siniestralidad laboral y el inicio de una senda de reducción paulatina de la mortalidad en el trabajo».

En este sentido, proponen exigir el cumplimiento de la ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales «y su normativa de desarrollo todavía ignorada por numerosos empresarios»; la actualización de esa ley «donde se incluya la figura del delegado o delegada de prevención sectorial con objeto de cubrir la representación específica en materia de seguridad y salud de los trabajadores de micro empresas y de aquellas pequeñas empresas en las que no existe representación sindical de los trabajadores»; o la  «urgente implantación» de un plan de choque contra los accidentes en el trabajo.

También exigen el incremento de recursos humanos y materiales para la Inspección de Trabajo en Málaga que, según indican desde UGT, «está actualmente desbordada por las numerosas acciones de carácter correctivo que llevan a cabo en detrimento de inspecciones preventivas que reducirían los datos de siniestralidad laboral». UGT señala que, pese a esa falta de recursos, la Inspección de Trabajo «ha tenido una notable actividad en la provincia de Málaga» con 2.549 visitas a centros de trabajo, 10.102 actuaciones, 941 infracciones, 491 actas, 4.671 requerimientos, una paralización, 11.645 trabajadores afectados y multas por valor de 6,4 millones de euros a lo largo de 2021.

Actuar juntos para construir una cultura de seguridad y salud positiva

Día mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo - web de Prevensa

EL DATO
En el año 2003, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) empezó a celebrar el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. En esta cita anual, que tiene lugar cada 28 de abril, se pretende promover la prevención de los accidentes en el trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo; además de rendir homenaje a las personas que han sufrido un accidente laboral.
Según OIT, en el año 2021 hubo un total de 18.945 accidentes laborales, de los cuales 237 fueron graves y 22 con muertos. La tendencia que están teniendo los accidentes laborales es siempre al alza, ningún año a la baja.
Estas cifras no mencionan la larga lista de enfermedades que no están recogidas como enfermedades laborales, como el cáncer o el Covid -19. Además tampoco aportamos datos sobre las secuelas de estos accidentes, que en algunos casos son permanentes.


EL HECHO
La campaña de la OIT este año se centra en la participación y el dialogo social, el lema es “Actuar juntos para construir una cultura de seguridad y salud positiva”.
Con esta campaña se quiere conseguir que los trabajadores se sientan cómodos hablando de los posibles riesgos en el lugar de trabajo y que la empresa colabore con ellos para encontrar soluciones adecuadas.
Tenemos que cooperar para lograr bajar las cifras de accidentes laborales, a fin de erigir una cultura de Seguridad y Salud en el Trabajo. Para alcanzarlo es imprescindible el diálogo entre trabajadores, empresarios y gobierno; solo a través de la cooperación se conseguirá una respuesta rápida y eficaz para construir una cultura de seguridad y salud en el trabajo sólida en todos los niveles de la sociedad.


REFLEXION
La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española hizo pública, en el año 2000, una nota en la que los obispos afirmaron que “todos los cristianos debemos implicarnos en la defensa de la vida en el trabajo, porque el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno.”
Ante la proximidad de la celebración de este día, los obispos recuerdan la exhortación del Papa Francisco sobre el tema en la Misa del Gallo de la pasada Navidad, en la que pedía que se alcanzara el objetivo de cero muertes en el trabajo, la atención a los más desfavorecidos y la dignidad de los trabajadores. “La pérdida de la salud en el trabajo, y en excesivas ocasiones de la vida, es un grave problema que necesita ser abordado en profundidad” escriben desde la conferencia episcopal. Las leyes de prevención, las inspecciones de trabajo, la formación que reciben los trabajadores y las trabajadoras, no parecen ser suficientes para atajar este grave problema.


Desde la HOAC debemos recordar que “El trabajo es para la vida. ¡Ni una muerte más!

Jose Quero