#TarajalNoOlvidamos: “porque la vida no es vida si no es digna y segura”

#TarajalNoOlvidamos: “porque la vida no es vida si no es digna y segura”
Foto | @EntreBorromeos, vía Twitter
Organizaciones sociales, de migrantes y eclesiales, entre las que se encuentra la HOAC de Málaga han recordado la “memoria de las 14 personas a las que arrebataron la vida” en la playa del Tarajal (Ceuta) y a todas las personas migrantes que han perdido la vida.

Durante este sábado se ha celebrado la IX Marcha por la Dignidad en memoria de las personas migrantes que han perdido la vida en su intento de alcanzar una vida digna. El 6 de de febrero de 2014, en la playa del Tarajal 14 personas murieron “por culpa de un sistema político, económico y social que promociona políticas que repudian y arrinconan a las personas de un determinado perfil étnico-racial y con menos recursos, que las invisibiliza y les niega el derecho a la vida. Porque la vida no es vida si no es digna y segura”, según apunta el manifiesto leído esta tarde en la misma playa que fue testigo de la tragedia.

Vías legales. Vidas seguras. Migrar es un derecho

El manifiesto de esta marcha por la dignidad denuncia la criminalización de las personas migrantes, a las que sin haber cometido ningún delito, se las estigmatiza y se las expone todavía más a una vulneración de sus derechos. Señala que la actual política migratoria es represora, basada en la industria militar y en la “securitización, con “falta de transparencia y opacidad absoluta” que vulnera los derechos humanos “de forma sistemática”, y se sustenta en la “dejadez en establecer un sistema digno de acogida por parte del Gobierno y las administraciones públicas” que expone a las personas migrante “a sobrevivir en unas condiciones lamentables y pésimas como ocurre en los puertos de Frontera Sur y, en especial en Canarias”.También puedes leer —  Aumentan la muertes de migrantes en la Frontera Sur

En este sentido, las más de trecientas organizaciones que se han adherido a esta marcha que grita “Tarajal, ¡no te olvidamos!”, plantean cuatro exigencias. Reclaman la creación de un sistema de acogida “que sea digno”, con recursos y respetuoso con el ordenamiento jurídico internacional. El cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ya que “una falta administrativa no debe ser la causa para el encierro en cárceles racistas en condiciones inhumanas con la excusa de materializar la expulsión de un territorio”. Apuestan por una regularización extraordinaria a la situación de “irregularidad administrativa ya que la ausencia de un marco normativo garantista expone potencialmente a todas las personas a un contexto de explotación”. Y finalmente, que se articulen políticas públicas frente “a los discursos de odio, el racismo y la xenofobia donde la riqueza de la diversidad y la inclusión se reconozcan como pilares fundamentales de una sociedad democrática”.

Buscando una tierra de acogida

El movimiento de trabajadoras y trabajadores cristianos de la HOAC de Málaga se han sumado, de nuevo, a la marcha. Su presidente diocesano, Paco Guzmán ha recordado las palabras del papa Francisco cuando nos emplaza a que “pensemos en cuántos migrantes están expuestos, incluso en estos días, a peligros muy graves, y cuántos pierden la vida en nuestras fronteras”.

El Papa nos expresa su dolor también por los migrantes que son repatriados al norte de África, “capturados por los traficantes, que los convierten en esclavos: venden a las mujeres, torturan a los hombres… De los que, también esta semana, han intentado cruzar el Mediterráneo buscando una tierra de bienestar y encontraron allí, en cambio, una tumba; y de tantos otros”.

Acabar con la precariedad laboral: una prioridad social

Acabar con la precariedad laboral: una prioridad social
El estudio La precariedad laboral en España, realizado por la Universidad de Alicante y el sindicato CCOO, analiza en profundidad esta situación de las personas asalariadas como una realidad multidimensional.

El empleo precario es un empleo de mala calidad en el que los asalariados sufren diversas carencias laborales en torno a empleos de bajos salarios, tanto mensuales, como por horas; inestabilidad (contratos temporales) y otras carencias (jornada parcial involuntaria, sobrecualificación, jornada extensa, jornada atípica). Un asalariado es precario si sufre al menos un 20% de esas carencias.

Algunos datos que ofrece el estudio son más que elocuentes: solo el 28% de los asalariados en España no tiene ninguna de esas carencias laborales y el 48% están en situación de precariedad en muchas de esas dimensiones. El 24% de los asalariados tienen un empleo vulnerable en riesgo de precariedad; el 26% sufren una precariedad intensa; el 14% una precariedad severa; y el 8% una precariedad extrema. Son precarios el 75% de los jóvenes asalariados, el 64% de los emigrantes, y el 54% de las mujeres. Además, y esto es especialmente importante, no se trata de algo coyuntural, sino de un carácter fuertemente estructural de nuestro modelo laboral.

A la vista de lo que muestra este estudio, es muy claro que modificar esta situación debería ser una prioridad social y, por tanto, política. La precariedad y el desempleo estructurales de nuestro modelo laboral son un atentado contra la dignidad del trabajo y la dignidad de los trabajadores, que supone la vulnerabilidad y precariedad vital de muchas personas y familias, son un atentado contra las personas.También puedes leer —  Anunciadas movilizaciones el 14 de julio para reclamar la subida del SMI y la derogación de la reforma laboral

Leer después  0

Comisión Permanente de la HOAC

Comisión Permanente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

Cristianas y cristianos en la vida pública

Cristianas y cristianos en la vida pública
Parece necesario actualizar, a la luz de los últimos acontecimientos que estamos viviendo en el mundo y la Iglesia, y a la luz del magisterio del papa Francisco, el tema de la presencia como cristianos en la vida pública (1).

Hoy día la legitimidad ética se construye por acuerdo nacido desde diferentes fuentes morales, seculares y religiosas. Y en este diálogo, los cristianos y cristianas no podemos permanecer al margen.

Las prioridades de presencia pública pasan –a juicio del papa Francisco– por dar respuesta a las necesidades de tierra, techo y trabajo de los descartados del mundo por la economía neoliberal, la llamada a la fraternidad universal y por la crisis climática y el llamado al cuidado de la casa común frente al paradigma tecnocrático.

En esta tarea de análisis sociohistórico y de discernimiento sobre la presencia pública de la comunidad cristiana es esencial la participación del conjunto del Pueblo de Dios, y especialmente de los fieles laicos.

Hace unas décadas no era posible acercarse al tema de la presencia pública sin aludir al debate entre los cristianos de la presencia y los cristianos de la mediación.

Este debate sigue teniendo vigencia para algunos sectores de la Iglesia, pero ha perdido la centralidad que tuvo. El debate ya no es esencial, obras propias sí o no, sino prudencial, qué obras tienen justificación y cuáles no. O sobre cuál debe ser el proceder, los contenidos o las servidumbres asumibles de estas obras para garantizar su identidad cristiana o su justificación en la misión evangelizadora de la Iglesia.

Junto a la secularización, el gran signo del cambio religioso, no solo en España sino en el mundo, es el pluralismo, el pluralismo religioso y secular. Este cambio altera sustantivamente los esquemas de la relación de la religión con el mundo y, consiguientemente, el marco de la presencia pública de los cristianos en la sociedad. Está, por un lado, en la base de una presencia reactiva y fundamentalista de la nueva derecha política; supone, por otro, una oportunidad para configurar un nuevo tipo de presencia más identificada y significativa de los católicos en la vida pública, superando el dilema de lo que parecía la aporía entre identidad y relevancia.

La presencia pública de los católicos no solo debe dejar toda nostalgia nacionalcatólica. Tampoco es posible en los términos de una Iglesia conciliar en una España democrática que se planteaba un nuevo impulso evangelizador gozando culturalmente de toda la plausibilidad de una religión mayoritaria. Eso es pasado. La disolución acomodaticia en el relativismo es un escenario de cierto catolicismo. Sin embargo, la alternativa real es el gueto de una subcultura cerrada y autorreferencial o la subcultura creativa y significativa. Esto depende tanto de una identidad propia fundada en el Evangelio y la tradición como de la capacidad de mantener una relación viva con la sociedad y la cultura. El ecologismo y el feminismo en los años 60 y 70 eran minorías, que con el tiempo se han convertido en vectores determinantes del cambio social. La minoría, si es gueto no transforma. Sin duda tenemos ante nosotros el reto de construir y buscar una nueva sacramentalidad de la comunidad católica en España desde la condición y el lugar social de la minoría.

Otro impacto del pluralismo se produce en el cambio en las relaciones de la religión con el Estado. La Iglesia deja de ser la única, con mayúsculas, la que se relaciona con el Estado, en régimen de monopolio. Ahora, en condiciones de pluralismo, el rol cambia, pasa a ser una Iglesia/una religión entre otras. La diversidad religiosa refuerza el proceso de laicización del Estado hacia una posición de neutralidad, evitando la confusión de una religión con el Estado.

Nuestras sociedades pluralistas, en lo que concierne a las visiones del mundo, se encuentran cada vez más a menudo escindidas por conflictos de valores que requiriendo regulaciones políticas no pueden excluir a los actores religiosos. Las comunidades religiosas pueden afirmarse en la vida política de las sociedades seculares como comunidades de interpretación.

Las religiones y los ciudadanos creyentes tienen el mismo derecho que los demás actores sociales a participar en la vida pública con su opinión, con sus propuestas, con sus valores, desde su sensibilidad axiológica específica. Excluir al actor religioso de la deliberación es poco compatible con el principio democrático. Eso sí, hay que ser exigente, de modo que concurra en igualdad de condiciones sin una pretensión superior y excluyente de verdad. En esta lucha por el reconocimiento del actor religioso en la deliberación democrática hemos de tener presente el pluralismo religioso ya existente.

Una cuestión capital de la presencia de los cristianos en la vida pública es la relación de la sociedad democrática con los valores morales.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

Carlos García de Andoin

Politólogo y teólogo
Director del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral de Bilbao

La sanidad pública sufre la pandemia y requiere una intervención urgente

La sanidad pública sufre la pandemia y requiere una intervención urgente
Trabajadoras y trabajadores cristianos de la HOAC de Málaga se manifiestan en apoyo a la sanidad pública y ante la situación crítica de la atención primaria.

La sanidad pública malagueña lleva sufriendo, desde hace más de una década, una falta de inversiones sin precedente en ninguna otra provincia de nuestra comunidad autónoma, según datos aportados por los sindicatos.

Su situación, en estos momentos de pandemia, alcanza un nivel de deterioro y gravedad extrema que requiere una intervención urgente para su protección como servicio público esencial.

Las trabajadoras y trabajadores de la sanidad han visto sus plantillas recortadas, sin sustituciones y con una importante sobrecarga en sus tareas profesionales. Sin embargo, aunque esto sea una amenaza directa a la calidad de los servicios, muchos de nosotros, con nuestras experiencias personales, hemos podido comprobar cómo los profesionales han sido capaces de minimizar estos efectos con su compromiso y responsabilidad.

Ante esta situación insostenible, desde la HOAC de Málaga mostramos todo nuestro apoyo a las reivindicaciones que la Marea Blanca nos alerta junto a los sindicatos y a la ciudadanía en general, para garantizar la efectiva protección de la salud para todos y todas, desde el servicio de atención primaria hasta los especializados en los centros hospitalarios.

Militantes de la HOAC de Málaga en la manifestación en defensa de la sanidad pública

Compartimos esta preocupación junto al papa Francisco. Sus palabras en la reunión promovida por la Comisión para la Caridad y la Salud de la Conferencia Episcopal Italiana el 10 de febrero de 2017 nos recuerda que “si hay un sector en el que la cultura del descarte muestra claramente sus dolorosas consecuencias, es precisamente el sector de la salud”. No olvidemos que “La salud no es un bien de consumo, sino un derecho universal: unamos nuestros esfuerzos para que los servicios sanitarios sean accesibles a todos”.

Trabajo y pobreza. Cuando trabajar no es suficiente para vivir dignamente

Ediciones HOAC presenta el libro Trabajo y pobreza. Cuando trabajar no es suficiente para vivir dignamente de Ana María Rivas.

En este libro se subraya que no estamos ante un mero cambio ideológico o de política económica sino ante la imposición de un modelo de gobierno del mundo, de los estados y de las personas: el de la «gobernanza neoliberal», que supone una nueva «racionalidad», una nueva «razón del mundo», que busca inscribirse en las mentes y en los cuerpos como un «nuevo sentido común», un conjunto de supuestos, creencias y certezas presentadas como incuestionables desde donde percibir, representar, construir, organizar y nombrar nuestro mundo.

Con su relato realiza una aportación imprescindible en la descripción y el análisis de las continuas transformaciones del trabajo asalariado y de las subjetividades obreras, dirigidas a la implantación e inscripción de esa nueva versión del viejo capitalismo, que pretende instituirse como una «lógica normativa global», que genera un modelo individualizado de relaciones sociales, de maneras de vivir, de subjetividades, de formas de existencia, en las que lo que menos cuenta es la vida humana y su dignidad.

A través del sentido común lo que es producto de la voluntad e intencionalidad social se disfraza de obvio, inevitable y natural, dificultando su contestación, oposición y resistencia. Un nuevo sentido común construido a partir de los principios rectores de la gestión empresarial (eficiencia, rendimiento, productividad, competencia, competitividad, cálculo, responsabilidad individual, autocontrol, calidad, evaluación, libre elección, rendimiento de cuentas), elevada a categoría de modelo de subjetivación: cada cual es una empresa a gestionar y un capital que hay que rentabilizar y sacar beneficios; modelo de sociedad: la «sociedad-empresa», formada por individuos-empresa, empresarios de sí mismos, emprendedores; y un modelo de Estado: el «Estado de la competencia», cuya acción es hacer de la competencia la ley de la economía nacional.

En esta lógica, el trabajo asalariado como fuente de ingresos para la subsistencia, ha sido utilizado por el poder para lograr el consentimiento de los individuos a esa forma neoliberal de gobernabilidad de los cuerpos y las mentes. El proceso de precarización del trabajo y el empobrecimiento de los trabajadores y de las trabajadoras ha sido una de las dinámicas desplegadas para la construcción de esta nueva arquitectura mundial, necesitada de sujetos dóciles, disciplinados y bien adiestrados en la normalidad neoliberal.

EUCARISTÍA EN MEMORIA DEL BEATO CARLOS DE FOUCAULD

Miércoles, 1 de diciembre de 2021 a las 19h.

Parroquia de la Santísima Trinidad

Placeta del Compás de la Trinidad, 2


MÁLAGA

La forma en que el

hermano Carlos de Foucauld imitó a su bienamado

hermano y Señor Jesús,

desde su búsqueda

y conversión

hasta su muerte violenta

en el desierto del Sáhara,

nos ha seducido.
 Su espiritualidad

de Nazaret,

su empeño de gritar

el Evangelio con la vida,

su experiencia del desierto

y su deseo de ser amigo

de los últimos,

son la savia que alimenta 

a los que formamos

su familia espiritual.

image.png

UNA ASAMBLEA DIOCESANA MUY ESPECIAL

El pasado 14 de noviembre los y las militantes de la HOAC de Málaga celebramos una asamblea diocesana. Por varias razones no se trató de una asamblea diocesana más: era la primera vez que nos volvimos a reunir físicamente tras el inicio de la pandemia, este año celebramos el 75 aniversario del nacimiento de la HOAC, es la primera asamblea con nuestro hermano Pepe Sánchez y nuestra hermana Emilia en los brazos del Padre, estamos preparando el camino que nos llevará a la XIV Asamblea General que se debió celebrar este verano y que se aplazó por el COVID-19 al verano de 2023, se celebra la Jornada Mundial de los Pobres…

Estamos muy agradecidos por la presencia y participación en nuestra Asamblea de la HOAC de Málaga de nuestro Delegado de Apostolado Seglar, Francisco Castro, que nos animó a vivir una mística del trabajo en favor de esa pobreza terrible que afecta al mundo laboral, además del saludo virtual de nuestra presidenta de la HOAC, Maru Megina, y de nuestros hermanos y hermanas de la Acción Católica General de Málaga, el Movimiento Rural Cristiano y Frater.


En el día en que la Iglesia celebra la Jornada Mundial De Los Pobres, hemos aprobado en la Asamblea Diocesana de la HOAC de Málaga nuestra planificación de trabajo para los dos próximos años, comprometidos ante el empobrecimiento y la debilidad del mundo obrero y del trabajo.


Una planificación diocesana que nace desde la reflexión, el trabajo y la vivencia que en la HOAC de Málaga hemos hecho de la revisión de la Planificación del bienio anterior; y de los documentos que han sido aprobados comunitariamente para este bienio (Plan de Trabajo de la HOAC General y Planificación de la HOAC de Andalucía para el bienio 2021-23).


Las seis prioridades que queremos vivir, deben ser el motor que nos mantenga fieles a Jesucristo, a la Iglesia y al Mundo Obrero, y deben ser la referencia que nos ayude a mantener esta fidelidad, como comunidad eclesial, en nuestra vida personal (Proyecto personal de vida militante –PPVM- y Proyecto Evangelizador -PE), en nuestros equipos (Plan de Equipo), a nivel diocesano (Quehacer Apostólico Comunitario -QAC) y en los niveles de zona y general; creciendo en la alegría de anunciar la Buena Noticia, para que cada día nos esforcemos en pensar, sentir y actuar como Jesús, el obrero de Nazaret.


Como pilar fundamental y lo único que da verdadero sentido a toda nuestra vida y misión, vamos a continuar cultivando la experiencia gozosa de encuentro personal y comunitario con Jesucristo. Una “Espiritualidad del cuidado” que, desde la práctica diaria de la oración personal, la animación de la fe comunitaria, la vivencia de los sacramentos y la profundización de los diversos planes de formación como camino de cultivo de la Espiritualidad y de una mística profunda, nos lleve a seguir configurando nuestra existencia personal y comunitaria desde Él.


Para ello vemos necesario seguir fortaleciendo la vida de los equipos, explorar nuevos caminos que ayuden a que todas las militantes nos entusiasmemos y experimentemos esta riqueza desde la vida comunitaria y a acompañándonos comunitariamente más y mejor poniendo nuestros carismas al servicio de esta experiencia comunitaria desde las diversas responsabilidades y reavivando el funcionamiento del Grupo Diocesano de Formación.


Queremos continuar orientando y contextualizando nuestro ser y misión evangelizadora ante el contexto actual. De este modo generar un cambio de mentalidad y promover dinámicas transformadoras y evangelizadoras a nivel social, cultural, político y laboral, cuidando la vivencia del quehacer apostólico comunitario (QAC) desarrollándose desde nuestro ser eclesial como Acción Católica para la Pastoral Obrera. Y así, compartirlo y ponerlo al servicio de la Iglesia Diocesana.


Nos ponemos en marcha para el Sínodo sobre la Sinodalidad convocado por el papa Francisco, abiertos a las sorpresas del Espíritu Santo junto a toda la comunidad diocesana convencidas de que el proceso de consulta será un momento de gracia, de encuentro, escucha recíproca y de discernimiento que nos puede ayudar a continuar aprendiendo a “caminar juntos en la misma dirección” sabiendo que mientras buscamos al Señor, es Él quien viene primero a nuestro encuentro con su amor.


Queremos seguir creciendo en prácticas de comunión con el Ministerio Pastoral y la realidad diocesana mediante la comunicación frecuente con el Sr. Obispo y los Vicarios, y nuestra participación activa a través de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar.

Generar en nosotros y nosotras procesos de conversión que nos haga ir transitando en prácticas y hábitos de vida que contemplen el cuidado de la Casa Común, que promuevan un modelo de economía que ponga la Vida en el centro y nos haga vivir y extender la experiencia de hacer vida la fraternidad y la solidaridad como nos propone la encíclica “Fratelli Tutti”.


Queremos dar mayor importancia a la difusión de la HOAC y a nuestras publicaciones como medios para el anuncio explícito de la fe como elemento central de nuestro compromiso y vida militante. Creando espacios para fomentar la información y el debate junto a otros (centros de interés, charlas, jornadas…), y colaborar en el diálogo, compartir visiones y búsquedas de soluciones ante diversos temas o problemas que veamos necesarios abordar.


Hemos culminado nuestra celebración por el 75 aniversario de la HOAC con la Eucaristía de Acción de Gracias presidida por el Sr Obispo, D. Jesús Catalá, el pasado 30 de octubre 2021 en la catedral de Málaga, y estamos terminando de recoger los testimonios
para elaborar la Historia de la HOAC de Málaga, y convocar en este curso un acto de presentación.


Continuamos en los dos próximos cursos acogiendo los materiales de la XIV Asamblea General que celebraremos en agosto de 2023, y pondremos todos los medios para trabajarlos en profundidad, aportando todo lo que veamos necesario dando gracias al Padre por todo este proceso asambleario. Es una oportunidad para potenciar nuestro vínculo a la HOAC, su quehacer y misión. Es también un medio para nuestra vinculación a la Iglesia y su misión evangelizadora en el mundo obrero.