33 Domingo del Tiempo Ordinario (14 de noviembre de 2021)

Celebramos este próximo domingo la V Jornada Mundial de los pobres. En su mensaje, Francisco, entre otras cosas, nos dice: Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos [los pobres], a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos. Nuestro compromiso no consiste exclusivamente en acciones o en programas de promoción y asistencia; lo que el Espíritu moviliza no es un desborde activista, sino ante todo una atención puesta en el otro “considerándolo como uno consigo”.

El último informe Foessa de 2019, así como el Informe Análisis y Perspectivas, de Cáritas, en este año, ponen de manifiesto situaciones vitales y cifras que, por esperadas, no dejan de conmovernos las entrañas:

Solo el 41,9% de los hogares disfrutan de una situación en la que no sufren ningún rasgo indicativo de la exclusión.

El espacio de la exclusión en su conjunto afecta a casi 4 millones de hogares. Cerca de 11 millones de personas se encuentran en el espacio de la exclusión y ven afectadas sus condiciones de vida y, con ello, su capacidad para participar en la sociedad.

En la exclusión severa se sitúa a un grupo, que por primera vez supera los 6 millones de personas.

Más de 3 millones de personas siguen sin trabajo hoy. Esta es la realidad sangrante de nuestro mundo más cercano.

Desde esa realidad oramos esta semana.

Un abrazo en Cristo Obrero y buena semana