27 Domingo del Tiempo Ordinario (3 de octubre de 2021)

En esta semana el Orar nos invita a hacernos niños, volver a vivir esa confianza original para poder acoger toda su riqueza de humanidad. Y necesita una comunidad de hombres y mujeres comprometidos con el amor a fondo perdido que lo haga palpable, concreto y visible. Estamos convocados a ser la comunidad alternativa y fraterna que se necesita para que el mundo crea.

Soñemos juntos el cuidado de unas y otros, el cuidado de la creación.

Un abrazo en Cristo Obrero. ¡Hasta mañana en el altar!