Inicio
Solidaridad
Gamesa Eólica. Un conflicto laboral vivido como Dios manda

24/06/2014. Fuente: HOAC. Noticia leída 814 veces.

Desde hace 42 días, 14 trabajadores despedidos de la empresa Efacec Sistemas (subcontrata de GAMESA) decidieron hacer visible su realidad laboral acampando día y noche a las puertas de la empresa cuya sede se encuentra en el Polig. Industrial El Pinillo, de Torremolinos.

Desde hace 43 días, 14 trabajadores despedidos de la empresa Efacec Sistemas (subcontrata de GAMESA) decidieron hacer visible su realidad laboral acampando día y noche a las puertas de la empresa cuya sede se encuentra en el Polig. Industrial El Pinillo, de Torremolinos.

La razón de su despido, en Marzo de 2014, tiene un componente más de represión sindical que económico. Estos 14 trabajadores (@Eolicareadmisio) fueron la parte más activa en el año 2011 en un proceso de elecciones sindicales y de posterior huelga que denunciaba despidos de sus delegados y condiciones laborales que iban más allá de lo legalmente establecido. GAMESA (@GAMESAnews), por el contrario, es líder en el sector de energía eólica y cotiza en el Ibex 35 con suculentos beneficios.
Pero no va por aquí el motivo de esta reflexión. Dábamos título al inicio diciendo “Un conflicto laboral vivido como Dios manda“ y en ese vivido como Dios manda nos vamos a detener. Porque, Jordi, Verónica, Rafael, Adrián, Julián, Dimas, Sergio, Juan Antonio, Adrián , Alfonso, Carlos, Ernesto, Fernando y David … llevan adelante su lucha por recuperar sus puestos de trabajo construyéndola sobre tres pilares básicos:

 

El de la SOLIDARIDAD. En unos momentos en los que las circunstancias económico-laborales empujan a los trabajadores al individualismo, ellos han entendido con sus prácticas que desde lo colectivo ganamos todos; que sólo organizándonos solidariamente es posible mejorar nuestras condiciones de vida y trabajo y por eso, en esa acampada no falta nadie. ("Aun cuando lo que consigamos nosotros sea siempre menos de lo que anhelamos. Dios nos da la fuerza para luchar y sufrir por amor al bien común, porque Él es nuestro todo, nuestra más grande esperanza “ - Caridad en la Verdad).
 
El de la FRATERNIDAD. Porque detrás de cada uno de esos 14 nombres hay vidas concretas: familiares, de amistad, con circunstancias económicas difíciles (hipotecas, gastos que hay que afrontar…) pero se sienten, por encima de todo, hermanados y corresponsables de cada una de esas realidades que pasa de un ser tuya a un ser nuestra. Y hay multitud de detalles concretos entre ellos que nos obliga a decir ¡¡ qué buena gente son !!. (“Y así, si un miembro sufre, se resienten todos los miembros; y si un miembro triunfa, todos se alegran con él”- I Corintios 12, 26).
 
El de la CONCIENCIA. Porque tienen muy claro que se sienten clase trabajadora y es un valor que no quieren perder. Su dignidad como personas pasa necesariamente por reencontrarse con sus puestos de trabajo, no en conseguir una mayor o menor indemnización. Han demostrado ser, cuando estaban en activo, trabajadores honestos, responsables y serios en el desarrollo de su función (antes de ser despedidos habían aumentado la productividad) y por eso se ganaron el respeto de sus compañeros. (“Donde no hay trabajo, falta la dignidad. Y esto (…) es consecuencia de una elección mundial, de un sistema económico que tiene en el centro un ídolo, que se llama dinero” – Papa Francisco).
 
Merece la pena visitarlos en su acampada. Transmiten fuerza, alegría y esperanza.
 
24 de junio de 2014

  

  

© 2019 HOAC de Málaga