Inicio
Siniestralidad Laboral
Comunicado ante la Siniestralidad Laboral
Comunicado de la HOAC

03/06/2011. Fuente: HOAC. Noticia leída 368 veces.

EL TRABAJO ES PARA LA VIDA. «NI UN MUERTO MÁS»

COMUNICADO

En Málaga, a 3 de Junio de 2011

 

EL TRABAJO ES PARA LA VIDA

NI UN MUERTO MÁS

En las últimas semanas, hemos asistido otra vez a nuevos accidentes laborales mortales en la provincia de Málaga. Nos apenábamos y solidarizábamos, el pasado 9 de mayo, con el fallecimiento de un trabajador de 44 años en el Polígono industrial La Estrella, que cayó desde el tejado de una nave industrial cuando se disponía a finalizar su trabajo y a recoger sus herramientas. El gesto convocado ante este suceso, fue desconvocado a última hora por la prohibición recibida ante el permiso solicitado a la Subdelegación del Gobierno.

No obstante, sólo dieciséis días después, nos encontramos con una nueva muerte en el mundo del trabajo. En esta ocasión, un trabajador de 38 años falleció el día 25 de mayo tras sufrir un infarto, cuando estaba en el interior de una furgoneta de su empresa en uno de los tramos de la obra del Metro de Málaga. El trabajador ya había sufrido hace un año un infarto y casualmente hace un mes pasó un reconocimiento médico de la mutua que le valoró apto para trabajar.

Esta última, es ya la quinta víctima moral por accidente de trabajo en lo que va de año 2011 en Málaga. Lo que supone más del doble con respecto al mismo periodo de 2010 y la necesidad de una clara apuesta por una mayor cultura preventiva en las empresas.

Ellos han perdido la vida mientras trabajaban precisamente para ganársela,…

Ante estos nuevos sucesos de siniestralidad laboral en nuestra provincia, que se suman a otros muy recientes producidos en estos últimos meses, la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), desde su misión eclesial en la PASTORAL OBRERA, queremos expresar nuestro dolor y solidaridad con los familiares, amigos y compañeros de estos trabajadores y manifestar ante la opinión pública lo siguiente:

Los/as trabajadores/as tenemos la responsabilidad de velar por nuestra seguridad, cumpliendo las normas de prevención de riesgos laborales y reivindicando junto a nuestros/as compañeros/as que las empresas garanticen el cumplimiento de la ley en esta materia. Pero creemos que el problema de los accidentes laborales no es sólo responsabilidad de los implicados en el ámbito laboral, sino que es una realidad que exige el compromiso de toda la sociedad (administraciones, empresarios, trabajadores, sindicatos, partidos políticos, asociaciones…) ya que es un problema social y político con unas causas y unos responsables. Especialmente en estos momentos de crisis, las causas y las responsabilidades se agravan al continuar considerándose la persona como mercancía al servicio del interés económico y no como el centro por el que hay que tomar decisiones y al que hay que proteger.

Para nosotros como cristianos/as y para toda la Iglesia Católica, como se afirma en multitud de textos de la Doctrina Social de la Iglesia es un deber “recordar siempre la dignidad y los derechos de los trabajadores, denunciar las situaciones en las que se violan dichos derechos, y contribuir a orientar los cambios sociales para que se realice un auténtico progreso de la ’persona’ y la sociedad” (Laborem exercens, n. 1d). De igual forma, recientemente nos ha recordado Benedicto XVI, que la Iglesia impulsa todo esfuerzo porgarantizar un trabajo seguro, digno y estable, por lo que “hay que cumplir todos los esfuerzos para que se detenga la cadena de muertes e incidentes en los lugares de trabajo”. No hemos de olvidar que el verdadero valor del trabajo, no está en su rentabilidad económica, sino en la persona que lo realiza. Dios quiere que el trabajo sea para la vida, y no al contrario.

Desde aquí y con nuestro compromiso diario, queremos sacar a la luz pública a las personas que mueren en accidentes de trabajo: queremos hacer visible esta realidad de sufrimiento. Es importante que en la opinión pública y en los medios de comunicación exista una mayor preocupación y sensibilidad ante la siniestralidad y la salud laboral. También entre los mismos trabajadores.

Por ello, entre todos hemos de contribuir a presentar la siniestralidad laboral, no como un problema individual fruto de la dejación del trabajador o del azar, sino como una realidad injusta y muchas veces evitable, ante la que nadie debe mantenerse al margen
 

¡¡¡ EL TRABAJO ES PARA LA VIDA: NI UN MUERTO MÁS !!!

 

 

  

 

 

 

© 2019 HOAC de Málaga