Inicio
Siniestralidad Laboral
Muere un trabajador tras precipitarse al vacío mientras colocaba un toldo
El empleado, de cincuenta años y de nacionalidad española, cayó desde una vivienda situada en la primera planta de un edificio

30/06/2010. Fuente: Diario Sur. Noticia leída 403 veces.

El empleado, de cincuenta años y de nacionalidad española, cayó desde una vivienda situada en la primera planta de un edificio

Otra muerte en el tajo en la provincia de Málaga, la cuarta en lo que va de año. Un hombre de 50 años falleció el lunes en Marbella al precipitarse desde una vivienda en la que, al parecer, estaba instalando un toldo.
Los hechos ocurrieron a las 11.25 horas en la avenida de las Naciones Unidas, en la urbanización marbellí de Playa Rocío, en la zona de Puerto Banús. El hombre, de nacionalidad española, se encontraba en un inmueble situado en la primera planta de un edificio cuando, por causas que se desconoce, se precipitó al vacío y cayó a un jardín del recinto.

El servicio de emergencias 112-Andalucía recibió una llamada de un ciudadano que alertó del suceso. Se avisó entonces al 061 y al Cuerpo Nacional de Policía, que envió varias patrullas al lugar. Pese a que se precipitó desde muy poca altura, la posición de la caída le provocó lesiones mortales, por lo que los sanitarios no pudieron hacer nada por mantenerlo con vida. Sufrió un traumatismo craneal.

Fuentes policiales confirmaron que, a priori, se trata de un accidente laboral. No obstante, la comisaría de Marbella está investigando las circunstancias en las que supuestamente estaba trabajando.

Es la cuarta víctima de los siniestros en el tajo. El primer caso en 2010 se produjo en Cómpeta el pasado febrero, cuando un trabajador de la construcción -de 26 años- perdió la vida al quedar sepultado en una zanja como consecuencia de un deslizamiento de tierra. Estaba conectando el saneamiento de una urbanización a la red general.

Un mes después, concretamente el 10 de marzo, otras dos personas perdieron la vida en Vélez-Málaga en sendos accidentes laborales. Las víctimas fueron un marinero jubilado de 68 años y un trabajador de la construcción de 43, ambos de naturales del municipio. CC OO denunció que ninguno de los dos estaba dado de alta.

El primero de estos accidentes ocurrió en un barco de la flota de cerco; el pescador se cayó al agua por causas que se desconocen y fue rescatado sin vida por sus compañeros. Horas después, un albañil pereció tras caer de una segunda planta de un edificio en obras. Se precipitó desde una altura de unos diez metros.

 

EL TRABAJO ES PARA LA VIDA

 

NI UNA MUERTE MÁS

 

  

"...Y que los obreros muertos en el campo de honor

del trabajo y de la lucha, descansen en paz."

© 2019 HOAC de Málaga