Inicio
Miguel León, un cura para el pueblo

16/03/2010. Fuente: . Noticia leída 488 veces.

El día 12 de marzo tuvo lugar la primera charla del Foro: Miguel León, un cura para el pueblo:

El día 12 de marzo tuvo lugar la primera charla del Foro: Miguel León, un cura para el pueblo.  

Lo primero, agradecer a Antonio Aguilera, Pura Manrique y Pepe Juárez el cariño y la profundidad con la que nos acercaron a los valores que encarnó en su vida Miguel León. Esta primera charla fue un espacio privilegiado para compartir y actualizar vida, compromiso y fe; también con sus esperanzas, incertidumbres y deseos de seguir caminando.  

Con Antonio recorrimos los primeros años de Miguel seminarista y el sello de cura bueno que esos años fueron dejando en él. Su sólida formación, su recia espiritualidad y su fidelidad a la Iglesia, fue forjando el buen pastor que siempre fue. Pan bueno que se reparte a los demás, viviendo, no para sí ni para sus intereses sino buscando la plenitud de salvación para todos y tratando de hacer feliz a la gente. Todo un evangelio vivo con pies de cura. Y en las puertas del Día del Seminario seguimos necesitando curas como Miguel: hombres de Dios totalmente entregados a la gente.  

Pura compartió con nosotros su mirada sobre Miguel con el que compartió sus primeros pasos construyendo Iglesia viva en el barrio de El Palo. Y es que para él, todo el barrio era Iglesia, y las casas donde las madres evangelizaban a través de la catequesis. Sabía captar a la gente y comprometerla para que fueran también protagonistas. Preocupado especialmente por la formación, convertía los campamentos parroquiales en verdaderas escuelas de valores y de relaciones personales. Por todo eso, dejó un agujero en cada uno de nosotros.  

Pepe nos hizo ver el caudal de valores que llenaron la vida de Miguel: el diálogo y la escucha siempre y con todos (creyentes o no), desde un profundo respeto. Un permanente contacto con la realidad y con la gente de la calle (el tiempo no importaba) con una clara visión de futuro. Siempre constante en el compromiso, ayudaba a crecer a los demás a los que siempre trasladaba su profundo sentido de la amistadLo comunitario era lo importante porque Miguel era hombre de Iglesiay desde esa fidelidad supo conectar la fe con la vida. Especialmente cercano a los pobres, Miguel nunca fue neutral.

 

  

  

  

© 2019 HOAC de Málaga