Inicio
Siniestralidad Laboral
Comunicado ante la Siniestralidad Laboral
Comunicado de la HOAC y el Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera

18/09/2009. Fuente: HOAC / Pastoral Obrera. Noticia leída 364 veces.

EL TRABAJO ES PARA LA VIDA. «NI UN MUERTO MÁS»

COMUNICADO

En Málaga, a 18 de Septiembre de 2009

 

EL TRABAJO ES PARA LA VIDA

NI UN MUERTO MÁS

Hace sólo dieciocho días, moría Rafael en la carretera frente a Casabermeja. ¡¡ Estaba trabajando !! Pocos días después, el pasado viernes día 11 de septiembre, de nuevo un trabajador perdía la vida en su puesto de trabajo. En esta ocasión M.P.P., de 55 años, conductor de autobuses, salió de su casa para hacer su trabajo diario, y en la nave de su empresa situada en el Polígono Industrial La Estrella de Málaga, fue atropellado por un autobús que maniobraba marcha atrás. Ahora, acabamos de conocer la triste noticia de un nuevo accidente laboral mortal en Estepona. Un hombre de 50 años falleció ayer jueves en el polígono industrial de Casares, tras caer desde una altura de 6 metros.


Ante estos nuevos sucesos de siniestralidad laboral en nuestra provincia, la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) y el SECRETARIADO DIOCESANO DE PASTORAL OBRERA queremos expresar nuestro dolor y solidaridad con los familiares, allegados y compañeros de estos trabajadores y manifestar ante la opinión pública lo siguiente:

Las trabajadoras y trabajadores tenemos la responsabilidad de velar por nuestra seguridad, cumpliendo las normas de prevención de riesgos laborales y reivindicando junto a nuestras compañeras y compañeros que las empresas garanticen el cumplimiento de la ley en esta materia. Pero creemos que el problema de los accidentes laborales no es sólo responsabilidad de los implicados en el ámbito laboral, sino que es una realidad que exige el compromiso de toda la sociedad (administraciones, empresarios, trabajadores, sindicatos, partidos políticos, asociaciones…), ya que es un problema social y político con unas causas y unos responsables. Y más aún cuando esto ocurre porque, a pesar de los avances tecnológicos y legislativos, se sigue considerando a la persona como una herramienta más al servicio del interés económico. Este interés es el que justifica las altas tasas de flexibilidad laboral y los elevados índices de precariedad y subcontratación empresarial, que en nada contribuyen a la protección y la salud de los trabajadores.

Para nosotros como cristianos, y para toda la Iglesia Católica, como se afirma en multitud de textos de la Doctrina Social de la Iglesia, la dignidad, la salud y la vida de cualquier trabajadora o trabajador, son los bienes más preciados. El valor del trabajo no reside en su rentabilidad económica, ni siquiera en el producto o servicio que genera. El verdadero valor del trabajo está en la persona que lo realiza. Dios quiere que el trabajo sea para la vida.

Desde aquí, y con nuestro compromiso, queremos sacar a la luz a todas las trabajadoras y trabajadores que siguen muriendo en accidentes de trabajo: hacer visible esta realidad.

Es importante que los medios de comunicación se hagan eco de estos hechos y exista una mayor preocupación y sensibilidad ante la siniestralidad y la salud laboral, tanto en la opinión pública como entre los mismos trabajadores. En definitiva, entre todos, hemos de contribuir a presentar la siniestralidad laboral no como un problema individual, fruto de la dejación del trabajador o del azar, sino como una realidad injusta y muchas veces evitable ante la que nadie debe mantenerse al margen.

 

 

 

  

 

© 2019 HOAC de Málaga