Inicio
Hoac
Cristianos en el mundo obrero

12/09/2009. Fuente: José Sánchez Luque. Noticia leída 371 veces.

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) ha celebrado el pasado mes de agosto su 12ª Asamblea General, con un lema significativo: «Para evangelizar el mundo obrero y del trabajo, humanizar la cultura».

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) ha celebrado el pasado mes de agosto su 12ª Asamblea General, con un lema significativo: “Para evangelizar el mundo obrero y del trabajo, humanizar la cultura”. Cerca del millar de militantes (ente ellos casi medio centenar de Málaga) se han dado cita en Madrid para debatir sobre este objetivo: “Configurar, desde nuestra identidad y misión, otra manera de sentir, pensar y actuar, y ofrecerla como propuesta a la cultura del sistema de producción y consumo”.

 El reto fundamental que hemos debatido ha sido el combatir el empobrecimiento y la deshumanización que domina nuestra sociedad. Para ello estamos dispuestos a afrontar la deshumanización que genera la cultura dominante en nuestro mundo. Y afrontarlo no sólo desde las creencias sino desde las formas de vida. La clave evangelizadora está en que la  Iglesia, y la HOAC dentro de ella, seamos capaces de proponer, con humildad pero con firmeza, un proyecto de realización humana –Jesucristo- que responda al hombre y a la mujer de hoy y que seamos capaces de acompañarlo en su construcción y su desarrollo.

 Ello supone cambios en nosotros para generar y construir una manera de sentir, de pensar y de actuar que sea visible y que constituya el nuevo modo de ser y vivir que ofrecemos a los demás, para vislumbrar respuestas eficaces al problema de los empobrecidos. Creemos que Jesucristo es la propuesta de humanización y de libración para toda persona humana, también para el mundo del trabajo. Para ello, estamos llamados a ser místicos  en el corazón del mundo obrero. Los militantes de la HOAC confiamos en el Dios de Jesucristo que para nosotros es el dato más real de la realidad, el único que puede hacer crecer lo que nosotros plantamos y regamos. Nosotros queremos experimentar que las razones y seguridades humanas quedan trastocadas por los planes y el mensaje de Dios (el evangelio). Lo que parece una locura para la mente humana (el servicio humilde, el compartir, el dar la vida) Dios lo convierte en camino de liberación. El aplauso de Dios no suele coincidir con el aplauso de los obispos, los políticos y las personas.

 La vida que queremos construir, el proyecto de felicidad humana que todos deseamos, pasa por descubrir y vivir lo que para cada uno de nosotros supone ser para Dios, ser para los pobres y ser para la Iglesia. Pero como nuestro Dios es comunión, el proyecto de humanización que queremos construir sólo será posible si lo construimos en comunión y en solidaridad con Dios y con los hombres y mujeres de nuestra sociedad. Tenemos cuatro años por delante para seguir convenciéndonos de que lo que nos humaniza y nos realiza es anteponer a los otros a mi propia vida. Estamos convencidos que sólo comprometiéndonos por y con los demás es como alcanzaremos nuestra realización personal. Esto conlleva una lucha contra la cultura consumista, hedonista e individualista que permanentemente intenta ganarnos el corazón.

 La HOAC no es algo añadido en nuestra vida. Tiene en ella un lugar central desde la que repensamos nuestra vida personal, eclesial, familiar, político- social y laboral-creativa.,. Ella nos ayuda a compartir y alumbrar nuevos espacios que den respuesta a los retos con los que nos estamos enfrentando cada día.

© 2019 HOAC de Málaga