Inicio
Siniestralidad Laboral
El ciudadano debe saber contratar para no ser cómplice del accidente

04/09/2008. Fuente: La Opinión de Málaga. Noticia leída 482 veces.

Los sindicatos piden a la ciudadanía que exijan seguridad cuando realicen obras caseras. La Inspección recuerda que muchos trabajadores que pierden su empleo se dedican a las obras a domicilio, sin las medidas de seguridad que sí exigen las empresas. La persona que murió el martes tras caer al vacío en una vivienda de la Victoria era un familiar que ayudaba a un albañil. Los sindicatos reclaman que el fallecido sea dado de alta de forma retroactiva.
Más muertes. Los sindicatos se concentraron ayer de nuevo a las puertas de la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía.

Más muertes. Los sindicatos se concentraron ayer de nuevo a las puertas de la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía.

De los tres fallecidos en accidentes laborales durante la última semana en la provincia, dos lo hicieron mientras realizaban tareas de reforma en domicilios de particulares, un hecho que ya ha puesto en guardia a la Inspección de Trabajo en Málaga, que teme que la crisis económica que tantas personas ha mandado al paro este sector (hay 24.347 parados, un 78% más que hace un año) pueda tener efectos perniciosos en materia de seguridad. Así lo piensa la jefa provincial de la Inspección, Mercedes Muñoz, que recuerda que muchas personas que antes trabajaban en empresas estructuradas y cumplidoras de la legislación, tras haber perdido su empleo, pueden tender a ganarse el sustento mediante las famosas ´chapuzas´ a domicilio, con fórmulas básicas como las sociedades unipersonales donde las medidas de prevención están al arbitrio de cada trabajador.
Muñoz citó a este periódico el caso del último trabajador fallecido el martes en la calle General Ibáñez, en el barrio de la Victoria, al caerse desde una altura de cinco pisos por un patio interior del bloque de viviendas en el que realizaba obras de reforma para correr una terraza con una habitación derribando el muro intermedio. Al parecer, el fallecido -C. C. M., argentino de 40 años- se encontraba en ese domicilio sin ni siquiera tener contrato de trabajo con la empresa responsable de la obra, ayudando a su concuñado, que sí estaba dado de alta con esta sociedad. El accidente se produjo, según la Inspección, cuando este trabajador realizaba laborales de enfoscado mientras la víctima se subía sobre un alféizar para acercar materiales, sin ninguna medida de seguridad, para acometer una tarea, una actitud calificada por Muñoz como "una verdadera temeridad". Tras perder el equilibrio, se precipitó al vacío desde una altura de 9 metros con el trágico resultado conocido.


En cualquier caso, la responsable de la Inspección no exculpó de responsabilidad a la empresa -de la que no ha trascendido el nombre-, al considerar que ésta debe conocer y responder por las personas que realizan un trabajo en su nombre en un lugar determinado, aunque sea un domicilio particular. El caso será remitido de forma automática a la fiscal responsable de Siniestralidad Laboral en la Fiscalía de Málaga, Miriam Martínez Pacheco, al igual que todos los que acaban con víctimas mortales.

Caídas mortales. Muñoz sí manifestó estar "muy preocupada" por la proliferación de estas obras a domicilio, destacando la imposibilidad de que los inspectores puedan peinar todas estos trabajos en domicilios y fincas de particulares. "Ya no se trata de tener más o menos inspectores, porque sería igual que tratar de ponerle un policía a cada persona. Lo que necesitamos es una mayor cultura preventiva a todos los niveles como mejor forma de luchar contra los accidentes", explicó. No obstante, recordó que las cifras de accidentes son mejores que las de otros años, aunque rachas como las de esta última semana, con predominio de las caídas en altura, vuelven a llenar de preocupación a la sociedad. Lo cierto es que en el primer semestre del año, la cifra de muertos en Málaga había bajado un 23% en relación al año anterior (16% en la construcción), según la Consejería de Empleo. El sindicato CCOO, con las últimas muertes de esta semana ya incluidas, señala que en lo que va de año se han registrado once muertes por accidente laboral en Málaga, de las que siete pertenecen al sector de la construcción.


CCOO añadía ayer en un estudio presentado en Granada que la mitad de las 33 muertes laborales registradas en Andalucía en la construcción en lo que va de año se producen por caídas a distinto nivel de altura -no en vano los tres últimos accidentes de Marbella, Nerja y Málaga capital de esta semana, además de otros dos en Antequera a inicios de 2008 lo han sido por esta causa-, lo que podría evitarse con arneses o redes anticaídas. El sindicato precisó que el 16,6% de las muertes en este sector se debe al desplome de objetos, el 9,3% al contacto eléctrico, el 6,25% a atropellos y el 3,13% al vuelco de máquinas.


Por edad, la mayoría de los muertos tenían entre 40 y 50 años (diez), mientras que hubo ocho fallecidos menores de 30 años, seis entre 30 y 40 y entre 50 y 60 años y sólo tres que superaban los 60 años.

 

 Los sindicatos UGT y CCOO en Málaga pidieron a los empresarios y trabajadores de la construcción el cumplimiento de la legislación vigente en materia de prevención de riesgos laborales. "Esto permitiría garantizar la seguridad y salud en el sector constructor y promotor", indicaron. Al tiempo, lanzaron también un mensaje a la ciudadanía para que contrate empresas y profesionales respetuosos con las normativas cuando contraten reformas en casa.


El responsable de CCOO, Antonio Herrera, señaló en referencia a la última muerte laboral del pasado martes en el barrio de la Victoria, donde falleció un trabajador sin contrato, que este suceso "también sirve de aviso a las obras en el hogar, ya que cualquier ciudadano que haga una obra doméstica debe contratar adecuadamente, haciendo primar la seguridad, porque al final también ellos son responsables, colaboradores y cómplices de que se produzca un accidente".


Representantes de ambos sindicatos se concentraron ayer de nuevo en la puerta de la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía, donde guardaron un minuto de silencio por este último fallecimiento.

Alta retroactiva. El secretario general de UGT Málaga, Manuel Ferrer, reconoció que las circunstancias de este accidente no están dilucidadas, y pidió tanto a la Inspección de Trabajo como a la Delegación de Empleo de la Junta y a los empresarios "que pongan en claridad todo este asunto y que recaiga la culpa en aquellos que lo hayan cometido". "No sabemos si el trabajador tenía contrato ni la empresa para la que trabajaba, enmarcándose esta situación en lo que los dos sindicatos hemos denunciado: la economía sumergida que existe en la provincia y que lleva a la falta de seguridad en el trabajo", dijo Ferrer, que afirmó que, en toco caso, solicitarán a la Seguridad Social que haga público si se da de alta al trabajador fallecido de manera retroactiva en el periodo de cinco días para que se depuren todas las responsabilidades y también de cara a sus familiares.
Por su parte, el secretario general de CCOO de Málaga, Antonio Herrera, volvió a reivindicar la necesidad de una mayor dotación de recursos humanos en la Inspección de Trabajo, "que no sólo eviten los siniestros, sino también el fraude de algunos empresarios".


Según Herrera, "es importante que los sindicatos, empresarios y administración trabajemos en una sola dirección, en la formación, prevención, denuncia y en la exigencia de responsabilidades, así como en una actividad pedagógica al conjunto de la ciudadanía para que colaboren con nosotros en combatir esta lacra social".
Por último, el secretario general de CCOO aseguró que tanto su sindicato como UGT están a punto de firmar un protocolo de actuación con la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) para combatir estos hechos. La patronal de la construcción ACP pertenece a esta confederación.

© 2019 HOAC de Málaga