Inicio
Laboral
La cara de los mileuristas

06/02/2008. Fuente: La Opinión de Málaga. Noticia leída 639 veces.

Las hipotecas, los seguros o los créditos personales son gastos difíciles de soportar con sueldos inferiores a mil euros. Los jóvenes deben recurrir a sus padres para poder comprar una vivienda. Hoy en día los sueldos sólo sirven para pagar facturas y no para disfrutarlos.
Andrea lleva más de un año y medio trabajando en un restaurante vegetariano.

Andrea lleva más de un año y medio trabajando en un restaurante vegetariano.

Para muchos malagueños cada vez se hace más complicado llegar a fin de semana, sobre todo cuando reciben el calificativo de ´mileuristas´. El último estudio presentado por Comisiones Obreras revela que más de la mitad de los malagueños cobran menos de 1.000 euros al mes, por lo que los gastos normales de una casa son cada vez más difíciles de sobrellevar.

El sueldo al mes para un trabajador malagueño se suele repartir en 14 pagas pero sin embargo presenta una media de 1.048 euros. Además esta situación afecta sobre todo a las mujeres cuya diferencia de sueldo entre los hombres puede ser de unos 5.000 euros al año.

Además de esto, un 33% de los asalariados no llega a alcanzar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que hoy en día se sitúa en unos 600 euros al mes. Las mujeres, también en este caso son las más afectadas. El estudio realizado revela la discriminación laboral que existe en función del sexo. Los hombres ganan un veinte por ciento más que las mujeres debido, sobre todo, a que ellas trabajan más con contratos temporales y en sectores con menos nivel salarial.

Sectores. Por sectores, es importante destacar que la construcción y los servicios inmobiliarios presentan un salario medio anual de 13.379 euros y, sin embargo, reúnen a más de 12.000 trabajadores. Lo mismo ocurre con el sector de la hostelería y la restauración en donde el número de trabajadores es muy elevado pero sin embargo sus salarios suelen tirar hacia la baja, en este sentido tiene mucho que ver aquellos trabajo temporales en la hostelería y por el cual el trabajador no suele recibir un sueldo ´decente´.

Málaga, aún siendo fuente de trabajo para muchas personas, presenta salarios inferiores a la media española que oscila entre un 8% y un 25%. Con esto Málaga se sitúa con un 87% de renta en relación a la media española.

"Al vivir sin tus padres te administras de otra forma"

Andrea Petryk puede ser considerada la otra cara de la moneda. Tiene 33 años y trabaja como cocinera en un restaurante vegetariano. Andrea es argentina, de Buenos Aires, y lleva en España cinco años, en la actualidad cobra unos 940 euros. Lleva trabajando en el restaurante algo más de año y medio y reconoce que lleva "bastante bien" la administración de su sueldo. Andrea vive en alquiler en un piso compartido con dos personas más y cada mes debe pagar 300 euros. La comida para ella no presenta mucho problema porque suele comer en el restaurante en el que trabaja y como mucho se gasta unos 100 euros en la compra de alimentos para la casa. En Argentina Andrea tiene el título de profesora pero al llegar a España este título no le valía a pesar de llevar a la Administración más de cien documentos y sin embargo al faltarle uno sólo de ellos han rechazado su solicitud. Decidió trabajar en el sector de la hostelería por la facilidad para encontrar un puesto de trabajo así como por su gusto por la cocina. Viajar. Afortunadamente Andrea puede permitirse hacer viajes con lo que va ahorrando cada mes, algunos de sus últimos viajes fueron Italia, Francia y Escocia. Para ir a Argentina Andrea lo tiene algo más complicado porque sólo el pasaje de avión es su sueldo íntegro y durante estos cinco años que lleva en España ha podido ir a ver a su familia unas diez veces. El transporte para Andrea no supone por ahora un problema pues vive cerca de su puesto de trabajo, así que son unos gastos con los que no cuenta. Por ello, Andrea puede permitirse todo tipo de caprichos, desde salir por las noches de los fines de semana hasta poder comprarse ropa o hacer una escapada de fin de semana. Tras todos los gastos que tiene que cubrir suele quedarse con unos 500 euros para gastarse. Sin duda ella es la excepción que confirma la regla. Para llegar a esta situación es muy importante administrarse, Andrea tiene muy claro qué debe gastarse y qué no, además vivir lejos de la casa de sus padres hace que se administre "de otra forma" pues si le falta dinero para cualquier gasto imprevisto no puede recurrir a ningún familiar. Alquiler. Andrea se planteó pedir las nuevas subvenciones con las que el Gobierno ayuda a los jóvenes que quieren alquilar, pero sin embargo sobrepasa la edad límite. Su compañera de piso ha intentado solicitar este tipo de ayudas pero no es tan fácil cómo lo pintan, son muchos los papeles que te hacen presentar así como un contrato de trabajo. Andrea tiene el punto de mira en volver a Argentina el próximo septiembre para poder estar con su familia.

© 2019 HOAC de Málaga