Inicio
Laboral
«Nos vemos más fuera que dentro», afirman los empleados de Vitelcom
Futuro incierto

10/05/2007. Fuente: Diario Sur. Noticia leída 473 veces.

Aunque son poco optimistas, los empleados de Vitelcom se aferran a la posibilidad de que la empresa se salve. Casi 80 de sus compañeros ya la han abandonado

LLEVAN ya varios meses acudiendo todos los días a trabajar, pero no hay trabajo. Tampoco nóminas a fin de mes y cada vez menos esperanza. Los más de 300 trabajadores que quedan en la fábrica de móviles Vitelcom, inmersa en una grave crisis, asisten perplejos a las amenazas de cierre que recaen sobre la compañía, única de sus características en España.

Telefónica se ha comprometido a pagar 7,5 millones de euros para cubrir los salarios de los trabajadores -que se abonarán a partir de hoy- y los gastos de la empresa; el siguiente paso es un expediente de regulación temporal de empleo. «La cantidad propuesta por Telefónica es insuficiente. Servirá para pagar nuestras nóminas atrasadas, pero no para que la empresa siga adelante. Es pan para hoy y hambre para mañana», afirma Luis, uno de los técnicos de la empresa.

Los ánimos entre los trabajadores están por los suelos; todavía muchos confían en que llegue otra compañía interesada en reflotar la planta malagueña, pero el tiempo juega en su contra. «Hasta ahora sólo hemos recibido buenas palabras, pero lo que nos hace falta es trabajo. Esta empresa es viable y después de tres años no queremos empezar de cero», asegura Asunción Negrete.

El día a día en la empresa es cada vez más complicado. Sin producción, las horas laborales pasan muy lentas. «Tenemos una actividad cero. Vamos a terminar cansándonos unos de otros, de tanto tiempo que pasamos juntos sin hacer nada», dice una trabajadora en la puerta de la empresa, donde se reúnen para fumar o tomar café.

Muchos no han aguantado y optaron por abandonar la empresa en mitad de la crisis, en busca de otro empleo con el que poder llegar a fin de mes. «Se han ido ya unos 80. Unos se han colocado en otras empresas de electrónica o de nuevas tecnologías, otros han aceptado empleos menos cualificados, de 600 euros al mes», explica otro de los técnicos; «incluso conozco casos que han aceptado otro trabajo y que no han pasado el periodo de pruebas; se han quedado sin el nuevo empleo y sin posibilidad de cobrar los atrasos en Vitelcom».

Salidas de la empresa

Los miembros de la plantilla aseguran que los ingenieros son los que más facilidades han tenido para encontrar un nuevo trabajo, pero que actualmente no hay en Málaga oferta laboral para emplear a 300 personas de un perfil laboral parecido. «Los que todavía esperamos una solución hemos tenido que recurrir a los ahorros o a la ayuda económica de la familia. Pero hay gente que no ha podido esperar, porque hay unas letras y una hipoteca que pagar», relata José Antonio Ortiz. Este joven de 33 años cuenta que se casa el año que viene y que en los próximos meses tienen que firmar la hipoteca de su nueva casa. «A ver a qué banco voy yo ahora con la situación que tenemos en la empresa», dice.

Regulación de empleo

Respecto al expediente de regulación temporal de empleo que negocian los sindicatos y la administración concursal, los trabajadores se muestran incrédulos. El planteamiento es dejar un equipo mínimo de trabajadores para el mantenimiento de las instalaciones y que el resto pase al desempleo con la idea de que pudieran volver si se consigue reflotar la empresa. «Qué quieres que te diga. Ahora nos vemos más fuera que dentro de Vitelcom, así que imagínate cuando nos vayamos al paro. Esto o se resuelve a corto plazo o no se resuelve, porque cuando estemos fuera, ahí nos quedamos», comenta indignada otra de las empleadas. «Yo creo que el expediente puede ser la solución para encontrar un inversor, pero la mayoría de los compañeros no piensa lo mismo», afirma Luis Rodríguez.

En lo que sí están de acuerdo todos los profesionales de la fábrica que fue puntera en su sector -«hemos pasado de ser el buque insignia del PTA a ser la patera», bromean los profesionales- es en que las administraciones no han hecho todo lo que podían. «Al principio hubo un poco más de apoyo, pero después de varios meses los políticos ya se han olvidado de nuestra situación. Estamos en plena campaña electoral. ¿dónde están las propuestas reales para salvar Vitelcom?», se pregunta Juan Manuel, de 38 años. Su compañero José Antonio critica que el Parque Tecnológico de Andalucía se esté desmantelando poco a poco. «Se supone que esto es un espacio donde se desarrollan empresas relacionadas con la investigación o las nuevas tecnologías, pero se está convirtiendo en un gran descampado más parecido a un polígono industrial», argumenta.

© 2019 HOAC de Málaga