Inicio
Laboral
Devorada por el mercado
Vitelcom (Málaga) amenazada de cierre

12/04/2007. Fuente: Noticias Obreras. Noticia leída 952 veces.

Empresa puntera, apoyada por las administraciones y con una plantilla joven. El trabajo puede parecer atractivo, hasta que los designios empresariales se cruzan por medio. Que se lo pregunten a los trabajadores de Vitelcom.

Vitelcom es el único fabricante de España que fabrica móviles para un mercado como el nuestro con cerca de 80 millones de usuarios. Sin embargo, se ha quedado sin futuro. De los 15 ó 20 palés atestados de terminales que salían en las frenéticas épocas de más actividad de la fábrica malagueña, no queda rastro alguno.

Apuestas familiares, proyectos de emancipación, carreras profesionales..., la vida de los 400 trabajadores de Vitelcom, se encuentran al filo del abismo debido a las estrategias y decisiones empresariales.

La dirección de la empresa de telefonía móvil Vitelcom, con una plantilla de 400 personas (aunque llegó a tener 800 empleados), entregó el pasado 2 de febrero al comité de empresa de la compañía la solicitud de expediente de extinción de los 400 empleos de su planta en Málaga, en la que están presentes desde 2003.

Los dirigentes de la empresa, fundada en 2001 y que cuenta con unos 600 trabajadores entre España, Brasil y Francia, aseguraron «de palabra» a los sindicatos que la decisión de presentar el expediente de extinción de empleo se debe a la «falta de liquidez» y la «ausencia de carga de trabajo» por parte de Telefónica, su principal cliente.

El pasado 8 de febrero la multinacional estadounidense Santex firmó un acuerdo de intenciones para adquirir la empresa malagueña de telefonía móvil. Unas semanas antes la dirección había presentado un plan de viabilidad que comprometía a Telefónica a adquirir nueve millones de teléfonos móviles en tres años y que requería de un socio industrial, que cubriera las necesidades financieras. La Junta de Andalucía estaba dispuesta a correr con 20 millones de euros de los 60 millones que hacían falta.

Vitelcom, dependía excesivamente de los pedidos de Telefónica, que compraba el 85 de su producción. Pero la competencia le ganó la partida, quedándose con la mayor parte del pastel de los clientes de Movistar. En el año 2004 comenzaron las dificultades, a pesar de que logró unas ventas de 311 millones de euros. En ese ejercicio todavía dio beneficios de 5,2 millones, pero ya con una caída del 11%. Aunque no se conocen datos oficiales de 2005, las ventas siguieron cayendo.

Finalmente el consejero andaluz de Innovación, Francisco Vallejo, tuvo que reconocer que las gestiones realizadas para solucionar el futuro de la empresa han sido «infructuosas» porque los posibles compradores no podían afrontar una deuda «tan importante». Al tiempo, varios acreedores de la malagueña iniciaron un proceso judicial para que Vitelcom pague con sus bienes las deudas que tiene con ellos.

El presidente de Vitelcom, Carlos Carrero, apuntó como causa de la crisis «el acuerdo firmado entre la empresa china TZE y Telefónica que perjudica gravemente a Vitelcom, ya que se trata de teléfonos adquiridos al mismo precio, aunque la tecnología Vitelcom es mucho mejor».

Así es como se genera «valor» para las empresas en la economía actual. La riqueza se concentra en cada vez menos manos, mientras que los empleos, en el mejor de los casos, ni se crean ni se destruyen, sólo cambian de lugar. ¿Y las personas? Su valor no cotiza en bolsa. Es el fallo de la economía de mercado globalizada.

José Luis Palacios

© 2019 HOAC de Málaga