Inicio
Laboral
El sindicalismo de clase como referente para una cultura de izquierdas
芦El sindicalismo de clase tiene que restituir, incluso incrementar, su protagonismo como referente para una cultura de izquierdas禄

29/09/2006. Fuente: Madrid Sindical. Noticia leída 706 veces.

Rodolfo Benito Valenciano es presidente de la Fundaci贸n Sindical de Estudios y como tal est谩 impulsando una serie de trabajos, reflexiones y an谩lisis sobre el futuro del sindicalismo y los nuevos retos a los que debe enfrentarse motivados por la fragmentaci贸n, la precariedad, la individualizaci贸n de las relaciones laborales y tambi茅n sobre los efectos que esta situaci贸n provoca.
Rodolfo Benito

Rodolfo Benito

En un reciente trabajo se interroga si esta situaci贸n 芦驴desideologiza y genera algo m谩s que desorientaci贸n? Pues parece que s铆, y su primera expresi贸n, que no la 煤nica, no es otra que la de amplios colectivos que est谩n al margen de los sindicatos. Este proceso de desideologizaci贸n, de desorientaci贸n 驴penetra en las direcciones de los propios sindicatos?, este es, sin duda, otro de los riesgos禄.

P. 驴Qu茅 tiene que decir con respecto a la opini贸n de que los sindicatos est谩n perdiendo capacidad de influencia en la sociedad?

R. Soy un convencido de la importancia del sindicalismo, no s贸lo para la defensa de los trabajadores, sino como factor de estabilidad democr谩tica en cualquier pa铆s. No s茅 si estamos perdiendo capacidad de influencia en la sociedad, o si estamos ante una crisis de identidad o ante una encrucijada motivada, entre otros aspectos, por la realidad cambiante de un mundo globalizado, con transformaciones de las relaciones laborales y sociales que precisan nuevas formas de organizaci贸n y nuevas respuestas del movimiento sindical, pero es necesario reflexionar sobre lo que est谩 pasando. El sindicalismo de clase es hijo de la revoluci贸n industrial, y en la actual sociedad postindustrial debe adaptarse, asumiendo nuevas formas de organizaci贸n y de acci贸n, y hacerlo desde los valores que le son propios: la solidaridad, la igualdad, la justicia y la libertad.

P. Desde su punto de vista, 驴cu谩les son las caracter铆sticas fundamentales de esta nueva realidad?

R. La nueva realidad viene marcada por la globalizaci贸n de las empresas, la descentralizaci贸n productiva, con la consiguiente estela de mercado de trabajo fragmentado, altos niveles de desregulaci贸n, precarizaci贸n, subempleo, marginalidad y, en definitiva, una mayor vulnerabilidad de la clase trabajadora, lo que obliga a una actuaci贸n que fortalezca la acci贸n sindical de car谩cter supranacional y tambi茅n localmente, porque en un mundo cada vez m谩s interdependiente, para garantizar los derechos que los trabajadores de sectores m谩s poderosos han conseguido, tienen que extender esos derechos a nuevos trabajadores, porque los derechos s贸lo pueden defenderse si se hacen extensivos a los dem谩s.

P. Las tesis liberales, tan en auge en ese mundo globalizado, se帽alan el di谩logo y la concertaci贸n social como un lastre para el desarrollo econ贸mico聟

R. Los defensores del liberalismo trabajan en esa direcci贸n, lo suyo es potenciar el individualismo y la mercader铆a. Pero el papel del sindicalismo es la lucha por la conquista de derechos y por su consolidaci贸n. Y estos derechos no s贸lo se defienden en el marco de las empresas; por tanto, el sindicalismo ha de reforzar su capacidad para presionar, negociar y acordar, de unir voluntades pol铆ticas, sociales e incluso medi谩ticas. Y esta lucha engloba naturalmente la defensa del Estado del Bienestar, puesto en cuesti贸n por los defensores del liberalismo. En resumen, se enfrentan dos visiones del mundo y donde el papel del movimiento sindical es imprescindible como factor de cohesi贸n social. En mi opini贸n, el sindicalismo confederal representa intereses generales con claras ra铆ces en la izquierda social, y esto l贸gicamente est谩 en las ant铆podas del liberalismo.

P. Gran parte de esos cambios est谩n ligados al uso de las nuevas tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n. 驴Utiliza el sindicalismo organizado estos recursos?

R. Creo que los utiliza de manera insuficiente, porque las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n constituyen un sector emergente a la hora de crear empleo y, adem谩s, la generalizaci贸n de estas tecnolog铆as ha superado barreras de espacio y tiempo, incluso la frontera de lo laboral, lo econ贸mico, lo social y lo pol铆tico, y esto afecta a los agentes que les representa. Por tanto, el movimiento sindical no puede permanecer al margen de los cambios vertiginosos que se est谩n produciendo y en los que el capital se mueve, lo que obliga al sindicalismo a replantearse modos y formas de organizaci贸n y hacerlo atendiendo a las estrategias empresariales y a su nivel de organizaci贸n, y el movimiento sindical no puede permanecer al margen de los cambios que se est谩n produciendo.

P. Se habla mucho de mejorar la competitividad de las empresas; sin embargo, 驴no hay un riesgo de que esto se haga a costa del salario y de empeorar las condiciones laborales de los trabajadores?

R. El debate sobre la competitividad es otro de los grandes retos que debe afrontar el sindicalismo. Yo soy un convencido de que el pa铆s necesita empresas competitivas, y que 茅stas son imprescindibles para la sostenibilidad del sistema econ贸mico, pero esto es incompatible con el empobrecimiento de los salarios, por una mayor precariedad. La competitividad de las empresas tiene que ir de la mano de la formaci贸n de los trabajadores, de su implicaci贸n en la misma, de fondos para investigaci贸n, desarrollo e innovaci贸n, y esto, efectivamente, no tiene nada que ver con la precariedad laboral. Hay otro aspecto a tener en cuenta, y es 芦productividad social禄, que es muy importante y que est谩 directamente relacionada con la calidad y la atenci贸n de los servicios p煤blicos, que tambi茅n redunda en la buena marcha econ贸mica de un pa铆s.

P. Con la globalizaci贸n de la econom铆a no parece que vaya de la mano la globalizaci贸n de los derechos, 驴es inevitable esta dualidad de econom铆a y derechos?

R. La globalizaci贸n, tal y como se est谩 produciendo, est谩 siendo contestada por todo el movimiento sindical que defiende la idea de que otro mundo, otra globalizaci贸n, es posible. Y afrontar esto requiere un movimiento sindical organizado a nivel global, capaz de articular respuestas globales y coordinar respuestas locales. En este aspecto juega un papel muy importante el modelo de negociaci贸n colectiva, pero tambi茅n son muy importantes las reivindicaciones y negociaciones de car谩cter sociolaboral; y todo esto se debe hacer en el seno de una alianza estrat茅gica de unidad sindical que favorezca el liderazgo del sindicalismo confederal y de clase que, necesariamente, pasa por aunar voluntades, necesidades; por establecer bases de cooperaci贸n y de consenso; por dirigir los procesos que garanticen la ampliaci贸n y el fortalecimiento de los derechos.

P. 驴Qu茅 papel tiene el sindicalismo de clase en este contexto?

R. Ante todo tiene que restituir, incluso incrementar su protagonismo como referente para una cultura de izquierdas, que no es otra cosa que dar valor a la cultura de los derechos sociales, de los derechos colectivos presentes y futuros. Porque el sindicalismo de clase, a pesar de haberse definido correctamente, no lo tiene todo hecho; antes al contrario, tanto desde el punto de vista organizativo como desde el punto de vista estrat茅gico, para estar a la altura de los tiempos y no permanecer en un presente cada vez m谩s pret茅rito, tiene que comprometerse con seriedad y coherencia en la construcci贸n del futuro.

P. El fen贸meno de la inmigraci贸n, con lo que supone de integraci贸n social y laboral, ha pasado a ser una de las grandes preocupaciones de la sociedad, 驴c贸mo se puede afrontar ese problema?

R. En primer lugar, Espa帽a no puede hacer frente sola al desplazamiento de la poblaci贸n, porque no estamos ante un proceso migratorio de car谩cter convencional, sino ante un aut茅ntico desplazamiento poblacional como el producido a finales del siglo XIX. Por tanto, la Uni贸n Europea debe implicarse en la soluci贸n del problema y tambi茅n deben hacerlo los agentes sociales, y en concreto la Confederaci贸n Europea de Sindicatos, que en mi opini贸n debe promover un amplio debate sobre inmigraci贸n, en la perspectiva de elaborar propuestas para un marco com煤n. Y se debe, tal y como ha planteado la propia CES, fortalecer el modelo social europeo. Esta pol铆tica com煤n debe articularse tambi茅n con otras medidas de car谩cter global, y es ah铆 donde debe jugar un papel fundamental la nueva Confederaci贸n Sindical Internacional.

P. En los 煤ltimos tiempos se est谩 produciendo una avalancha de ciudadanos subsaharianos hacia Canarias, 驴qu茅 se puede hacer?

R. Esta es una inmigraci贸n motivada por la miseria, las guerras, las sequ铆as y la falta de perspectiva en muchos pa铆ses africanos que, sin embargo, saben, porque lo ven en la televisi贸n, que a pocos kil贸metros hay otra forma de vida mucho m谩s confortable. Estoy convencido de que va a continuar, y la 煤nica forma de atajarla es impulsando la cooperaci贸n con los pa铆ses de origen de los inmigrantes, pasando, entre otras muchas cosas, por generar riqueza en esos pa铆ses, permitiendo el acceso a los mercados de los pa铆ses ricos de los productos en los que son competitivos e impulsando el desarrollo de enclaves econ贸micos en las costas de Marruecos o pa铆ses subsaharianos. Considero que sin un Plan Europeo de Desarrollo del norte de 脕frica, con suficientes fondos p煤blicos, es dif铆cil que la inmigraci贸n disminuya, y es evidente que estas ayudas tienen que ir vinculadas a avances en la democratizaci贸n y la lucha contra la corrupci贸n en esos pa铆ses.

Fundacion Sindical de Estudios

Entrevista publicada en Madrid Sindical

© 2019 HOAC de Málaga