Inicio
Para la reflexión crítica
Europa, ¬ŅPrimer Mundo?
Artículo de Frei Betto

26/09/2006. Fuente: redescristianas.net. Noticia leída 422 veces.

¬ŅEuropa Occidental ya alcanz√≥ el techo de su bienestar? ¬ŅCu√°l es el futuro de un viejo continente que ya no produce ciencia y tecnolog√≠a y transfiere sus industrias a pa√≠ses pobres en que la mano de obra es m√°s barata? La impresi√≥n es que Europa se estanc√≥. Que s√≥lo se preocupa por preservar su confort.

Que perdi√≥ la ilusi√≥n de la utop√≠a, el vigor intelectual, la densidad de la fe. ¬ŅQu√© se hizo de los valores cristianos en esa sociedad que exalta la competitividad por encima de la solidaridad, y que invierte millones en biogen√©tica y cosm√©ticos, indiferente al sufrimiento de cuatro mil millones de seres humanos que, seg√ļn la ONU , viven por debajo de la l√≠nea de la pobreza?

¬ŅPor qu√© causan tanto miedo los inmigrantes? ¬ŅSon terroristas en potencia? ¬ŅQui√©n coloniz√≥ sus tierras y chup√≥ sus riquezas minerales y naturales, dejando tras de s√≠ un rastro de miseria y dolor? ¬ŅPor qu√© Europa Occidental mira a Am√©rica latina a trav√©s de la √≥ptica del prejuicio? ¬ŅCh√°vez y Morales no fueron elegidos, como Lula, democr√°ticamente? ¬ŅPor qu√© ustedes, los europeos, no se levantan contra el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba y el uso de la base naval de Guant√°namo como c√°rcel clandestina de supuestos terroristas?

¬ŅPor qu√© los templos cat√≥licos europeos parecen acoger m√°s turistas que fieles? El futuro del cristianismo ¬Ņestar√° acaso en movimientos que exigen al fiel privarse de su conciencia cr√≠tica, abrazar el puritanismo y una espiritualidad t√≠pica de fermento fuera de la masa? ¬ŅPor qu√© se movilizan tantos europeos contra enfermedades (sida, c√°ncer¬Ö), accidentes (de tr√°nsito y de trabajo) y violencias (terrorismo, guerra, homicidios¬Ö), pero se muestran indiferentes ante el principal factor de muerte precoz, el hambre?

¬ŅPor qu√© los europeos parecen preferir la seguridad a la libertad, y son tan condescendientes con la pol√≠tica agresiva del gobierno de los Estados Unidos, que busca la paz mediante la imposici√≥n por las armas? ¬ŅPor qu√© no prefieren la propuesta de Isa√≠as, de construir la paz como fruto de la justicia (32,17)?

¬ŅQu√© futuro desean los cristianos europeos para Europa y para el mundo? ¬ŅEl perfeccionamiento del sistema capitalista u ¬ęotro mundo posible¬Ľ? ¬ŅQu√© signos se dan hoy de solidaridad efectiva de los cristianos europeos con los pobres de √Āfrica, de Asia y de Am√©rica Latina?

Raíces indígenas

Es un error considerar Am√©rica a partir de los √ļltimos 500 a√Īos. M√°s que los vestigios dejados por la colonizaci√≥n ib√©rica, es el pasado de Amerindia lo que mejor traduce nuestra identidad. Relegar al olvido las ra√≠ces ind√≠genas de Am√©rica es una manera c√≠nica de tratar de encubrir el genocidio cometido por la empresa colonizadora. Si hay una realidad tr√°gica en la que cabe emplear acertadamente el t√©rmino ¬ęholocausto¬Ľ es en Am√©rica. Durante el primer siglo de la colonizaci√≥n fueron asesinados millones de ind√≠genas. En nombre de la civilizaci√≥n y de la fe cristiana¬Ö

En el mensaje de los obispos del Brasil con ocasi√≥n de los 500 a√Īos de evangelizaci√≥n, ellos reconocen que ¬ęla naci√≥n brasile√Īa no puede identificarse s√≥lo con sus √ļltimos 500 a√Īos de historia. Cuando llegaron aqu√≠, los portugueses encontraron habitantes en estas tierras, una multiplicidad de pueblos, de or√≠genes y de lenguas diversas¬Ľ.

¬ęLos pueblos ind√≠genas tuvieron una influencia importante y activa en la formaci√≥n del pueblo brasile√Īo, aunque ella sea poco conocida y reconocida por la mayor√≠a de los brasile√Īos de hoy, que a√ļn a veces todav√≠a mantienen una actitud despreciativa hacia los indios. Por el contrario, queremos recordar y reafirmar: hace ahora 500 a√Īos que el Evangelio de Jesucristo lleg√≥ a nuestras tierras. Pero ya hab√≠a una presencia del Dios vivo entre los pueblos que habitaban aqu√≠. El mensaje cristiano ilumin√≥ m√°s claramente los signos de la presencia de Dios en las criaturas y reforz√≥, por la ley del amor fraterno, la conciencia moral y las virtudes tradicionales de los pueblos ind√≠genas¬Ľ.

¬ęMucho m√°s graves que las dificultades que todav√≠a hoy persisten en lo tocante al reconocimiento de los derechos de los pueblos ind√≠genas son las violaciones de esos derechos realizadas por los ¬ęconquistadores¬Ľ lusitanos, llegando al exterminio de una parte relevante de dichas poblaciones¬Ľ.

El etnocentrismo europeo, todavía ahora, impide que América sea reconocida en su identidad, en su cultura, en sus valores. Hubo, desde luego, excepciones laudables, como Bartolomé de las Casas, Antonio de Montesinos, Pedro de Córdoba, Padre Vieira y otros. Pero la postura de éstos da la impresión de que es poco comprendida por los europeos y por aquellos que, en América, tienen una mentalidad europeizada.

En el siglo 16 Europa ya hab√≠a asimilado a Arist√≥teles y, en efecto, hab√≠a puesto fundamentos racionales a la teolog√≠a (Tom√°s de Aquino) y a la pol√≠tica (Maquiavelo). Como todo punto de vista es la vista a partir de un punto, los europeos encararon su actuaci√≥n en el Nuevo Continente mediante la √≥ptica del prejuicio. No fueron capaces de captar la consistencia y la profundidad del saber ind√≠gena, las dimensiones teol√≥gica y pastoral de sus creencias, los avances civilizatorios (comparables a los europeos) de las comunidades urbanas. Lo diferente apareci√≥ como divergente, lo extra√Īo como amenazador, lo inusitado como maldici√≥n. Hasta el punto de que los te√≥logos europeos se llegaron a preguntar si los ind√≠genas ten√≠an alma, para as√≠ justificar el genocidio (Gin√©s de Sep√ļlveda), pues se sab√≠a que practicaban el canibalismo.

Ahora bien, en Francia, el d√≠a de San Bartolom√© de 1572, Jean de L√©ry, que vivi√≥ en Brasil entre 1556 y 1558, presenci√≥ escenas de canibalismo que superaba lo que hab√≠a visto entre nuestros indios. En su Histoire d¬Ľun voyage fait en la terre du Brasil, publicado en 1578, describe haber presenciado subastas, en Lyon y en Auxerre, donde se vend√≠a el sebo humano y el coraz√≥n asado a las brasas de las v√≠ctimas protestantes del fundamentalismo cat√≥lico¬Ö

Al menos la antropofagia de los indios era un ritual. Por lo cual escribe: ¬ęLo que se practica entre nosotros¬Ö En buena y sana conciencia creo que exceden en crueldad a los salvajes¬Ö Entre otros actos de horrenda recordaci√≥n, ¬Ņno fue el sebo de las v√≠ctimas masacradas en Lyon mucho m√°s b√°rbaramente que lo que hac√≠an los salvajes, vendido en p√ļblica subasta y adjudicado al mejor postor? El h√≠gado y el coraz√≥n, y otras partes del cuerpo de algunas personas, ¬Ņno fueron comidos por furiosos asesinos, de lo que se horrorizan los infiernos? ¬Ö No abominemos mucho, pues, de la crueldad de los salvajes antrop√≥fagos¬Ľ.

¬ŅEuropa civilizada?

Se habla del atraso de Am√©rica latina, de la pobreza que condena a una vida indigna a cerca de 200 millones de habitantes, de un total de 500 millones, de las masacres de campesinos en Guatemala y de los ni√Īos de la calle en Brasil. ¬ŅPero qu√© representa eso ante la mortandad de las dos grandes guerras mundiales, que tuvieron a Europa como escenario, el lastre de miseria y genocidio dejado por los europeos en sus excolonias de √Āfrica, o las actuales relaciones comerciales injustas entre el Norte y el Sur del mundo?

No hay nadie m√°s culto que otro, ense√Īa Paulo Freire. Existen, s√≠, culturas distintas, paralelas y socialmente complementarias. El saber de un te√≥logo es un patrimonio tan importante como el de una cocinera. La diferencia est√° en que la escolaridad del primero le otorga una excelencia que el prejuicio social niega a la mujer de la cocina. Sin embargo es bueno recordar que ella es capaz de vivir sin el saber del te√≥logo, pero √©ste no sobrevive sin la cultura culinaria de ella¬Ö

Hay otro principio pedagógico que Europa no ha sido capaz de absorber: la cabeza piensa donde pisan los pies. O sea, el mismo ojo teológico no enfoca del mismo modo la misma realidad, si mantiene los pies en el mundo del colonizador o en el mundo del colonizado. Las Casas quizás no hubiera sido capaz de reconocer la dignidad de los indígenas si de adolescente no hubiese convivido en Sevilla con el indicito que su padre, piloto de Colón, le trajo como regalo del Caribe…

El eurocentrismo es la enfermedad senil de una cultura que se apart√≥ de la realidad y, por tanto, cuyo universo est√° colocado por encima de la vida real. Fue en la Alemania de Kant, de Beethoven y Einstein donde Hitler encontr√≥ el caldo de cultivo que desemboc√≥ en las atrocidades del nazismo. Portugal tuvo a Salazar, Italia a Mussolini, Espa√Īa a Franco: todos ellos con las bendiciones c√≥mplices de la Iglesia Cat√≥lica. Y hoy, ¬Ņpuede decirse que Europa Occidental es el espacio por excelencia de la democracia? ¬ŅPor qu√© Europa mira con tanta suspicacia a Cuba -cuyos avances en salud y en educaci√≥n fueron elogiados por Juan Pablo II en su viaje de 1898-, as√≠ como a los gobiernos de Ch√°vez, en Venezuela, y de Morales, en Bolivia, apoyados por una amplia mayor√≠a de la poblaci√≥n? Tony Blair, con su respaldo a la agresi√≥n imperialista de Bush -en Afganist√°n, en Irak y en el L√≠bano- ¬Ņes ejemplo de democracia? Y la indiferencia de los gobiernos europeos ante el deterioro de las condiciones sociales, econ√≥micas y pol√≠ticas de √Āfrica, ¬Ņes ejemplo de democracia? ¬ŅC√≥mo hablar de democracia cuando los extranjeros son considerados intrusos y los musulmanes terroristas virtuales? (Traducci√≥n de J.L.Burguet)

© 2019 HOAC de Málaga