Inicio
Solidaridad
Nombres propios de nuestra solidaridad
8 de septiembre, d铆a del cooperante.

10/09/2006. Fuente: El Pa铆s. Noticia leída 388 veces.

Leire Paj铆n (secretaria de Estado de Cooperaci贸n Internacional) afirma que es hora de dignificar el trabajo de los cooperantes, despu茅s de haber aprobado su estatuto, y de solucionar la precariedad laboral de muchos de ellos.
Leire Paj韓, secretaria de Estado de Cooperaci髇 Internacional

Leire Paj韓, secretaria de Estado de Cooperaci髇 Internacional

Los y las cooperantes son un colectivo con alto grado de responsabilidad y compromiso y quer铆amos responder a sus inquietudes, por eso hicimos realidad la voluntad pol铆tica de adoptar por consenso un Estatuto de los Cooperantes que otorgara la cobertura jur铆dica imprescindible para quienes se dedican, como vocaci贸n y con sus mejores armas profesionales, a la cooperaci贸n al desarrollo y acci贸n humanitaria.

Por ello al aprobar esta norma, el Gobierno declar贸 el 8 de septiembre D铆a del Cooperante. Una fecha compartida con la aprobaci贸n, en 2000, de la Declaraci贸n y los Objetivos del Milenio, aliento e impulso de nuestra cooperaci贸n y hoja de ruta de la comunidad internacional.

Ellos y ellas son quienes representan el sentir 茅tico de la solidaridad de la ciudadan铆a en los pa铆ses empobrecidos, nuestros cooperantes, por eso hemos puesto nuestra voluntad y entusiasmo todos los que trabajamos en cooperaci贸n, Gobierno, Ayuntamientos, comunidades aut贸nomas, ONG y misioneros, para que este primer D铆a del Cooperante llegue a la opini贸n p煤blica. Hemos realizado un esfuerzo conjunto, contra el tiempo -como muchas veces se trabaja en cooperaci贸n internacional- y sin dudar un momento, cada quien desde su lugar, hemos trabajado codo a codo, tambi茅n en el terreno, con las Embajadas, Oficinas de la Agencia Espa帽ola de Cooperaci贸n Internacional (AECI) y las ONGD, para realizar actividades que sirvan para compartir ese esfuerzo continuado y corresponsable en la lucha por la justicia y los derechos humanos, contra la pobreza y por la sostenibilidad del planeta.

Con un lema Su trabajo hace que tu solidaridad llegue a buen fin, los medios de comunicaci贸n se han implicado ejemplar y solidariamente en esta campa帽a. Dicho lema refleja varios mensajes que quiero resaltar:

- Las personas que trabajan como cooperantes canalizan las aportaciones de la sociedad espa帽ola (v铆a impuestos o donaciones voluntarias), haciendo as铆 visible la obligaci贸n de un Estado que debe responder a la contribuci贸n de un mundo m谩s justo. Y aunque estas aportaciones van increment谩ndose, nuestra ciudadan铆a quiere saber c贸mo y d贸nde se distribuye y en qu茅 se utiliza. Es responsabilidad de los gobernantes que la ayuda sea eficaz, que ese apoyo solidario sirva para cambiar las todav铆a alarmantes condiciones de pobreza. Y nuestros cooperantes son el referente de la ayuda. Nuestros valedores.

- Adem谩s, las mujeres y los hombres que realizan estas tareas son profesionales acreditados que provienen de muy distintas especialidades y que de forma continuada act煤an ante las m谩s diversas y a veces arriesgadas situaciones, en lugares en los que hace falta una fuerte implicaci贸n y formaci贸n continua para que la ayuda tenga su necesario impacto.

Por ello, lo primero que deb铆a hacer el Gobierno para con sus cooperantes era resolver una deuda hist贸rica y moral derivada de la aprobaci贸n en 1998 de la Ley de Cooperaci贸n Internacional. Es evidente el importante avance que supone disponer de un instrumento jur铆dico que reconoce el car谩cter de su actividad y servicio prestado a trav茅s de ONG, 贸rdenes religiosas o instituciones p煤blicas, y que aborda sus especificidades laborales, sus condiciones distintas, pero en equivalencia al resto de los trabajadores espa帽oles. El horizonte del sendero iniciado implica ahora, tras su reconocimiento legal, el de dignificar su trabajo. No escatimaremos esfuerzos en impulsar las cuestiones pendientes de desarrollo reglamentario, pero tambi茅n es responsabilidad de las organizaciones e instituciones que tienen a su cargo cooperantes, su puesta en marcha y efectiva aplicaci贸n.

Tampoco regateamos esfuerzos, desde el primer d铆a, en solucionar la precariedad laboral que desde hace bastantes a帽os soportan parte de los trabajadores de la AECI en el exterior.

Hemos vivido en los 煤ltimos 30 a帽os un desarrollo de magnitudes hist贸ricas que han convertido a Espa帽a en donante y corresponsable activo de la solidaridad internacional. Todos recordamos a los primeros misioneros y misioneras que abrieron camino, que siguen all铆 y que son ejemplo de compromiso diario. A aquellos primeros expertos que, desde el Ministerio de Trabajo, se desplazaron, en los albores de los 80, a poner en marcha los primeros mimbres de nuestra cooperaci贸n. Hoy contamos cada vez m谩s con mejores profesionales cooperantes de ONGD, con personal altamente motivado y cualificado que trabaja para las Administraciones P煤blicas y que hacen posible que, lejos de cualquier coyuntura, nuestra solidaridad sea cada vez m谩s extendida y reconocida.

Con chalecos y camisetas de ONGD espa帽olas, j贸venes y no tan j贸venes, miran directamente a los ojos de la desigualdad y falta de oportunidades, con distintivos de la AECI, de los servicios de salud de las comunidades aut贸nomas, Ayuntamientos, de servicios de Protecci贸n Civil. Muchas personas representando a la ciudadan铆a espa帽ola est谩n salvando vidas. Su trabajo muchas veces es invisible. Trabajan en los 谩ngulos muertos del mundo, en las esquinas ensombrecidas de los medios de comunicaci贸n y en zonas que nadie imagina. En las mejores ocasiones, dedican su vida. En las peores, la pierden.

Sirva este d铆a y estas l铆neas como recuerdo a quienes entregaron su vida por esta causa. Y sirva como oportunidad para que la sociedad rec铆procamente les vuelva a encontrar, les haga el gesto de que se sientan otra vez en casa.

Que los futuros avances de la cooperaci贸n sean fruto del esfuerzo concertado de todos, convirti茅ndose as铆 en homenaje permanente a las terminales sensibles de la cooperaci贸n: nuestros cooperantes, ellas y ellos, que consiguen que nuestra solidaridad llegue y sea posible. Feliz d铆a.

.

© 2019 HOAC de Málaga